Press "Enter" to skip to content

Primera nota

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

8 de marzo Día Internacional de la Mujer

Todos los 8 de marzo se conmemora en el mundo la lucha de las mujeres por la igualdad, el reconocimiento y ejercicio efectivo de sus derechos.
No es una celebración debido al origen de la fecha que fue un crimen: El asesinato de las obreras de una fábrica textil que laboraban bajo pésimas condiciones en Nueva York, durante principios del siglo XX.
Relacionado directamente de los Derechos Humanos, es un día para reconocer las desigualdades que enfrentan las mujeres en las esferas culturales, sociales, políticas y económicas. También es un día para reconocer el aporte de las mujeres en la vida social, política, económica y cultural.
El Día Internacional de la Mujer brinda la oportunidad de reconsiderar cómo transformar el lugar de las mujeres en todos los contextos, y rendir homenaje a las que trabajan defendiendo los derechos de las mujeres, animándolas a que se desarrollen plenamente para transformar las vidas en las situaciones en que se encuentren.
Habría muchas aristas para plantear pero tomaré solo algunas. El Covid 19 y la pandemia trajeron otros malestares en la cultura, profundizando otros. Ante una realidad que nos colapsa en este 8 de marzo, uno de los mayores reclamos es que de una vez por todas y en serio, se rompa el ciclo de violencia de géneros incluyendo a los niños y jóvenes que son ‘víctimas colaterales’ (blancos dañados para afectar a sus madres), infancias y adolescencias vulneradas por entornos violentos. Hijos huérfanos de madres asesinadas por femicidio.

La crueldad y saña con que los hombres violentan, ejercen agresiones sexuales y asesinan a las mujeres no tiene límites. Son producto de mandatos de potencia canalizados por ejercicios abusivos de poder. El consumo de alcohol y drogas coadyuva favoreciendo la mayor factibilidad del pasaje al acto.
La dominación de género es un fenómeno universal, pero no todas las mujeres están subordinadas del mismo modo en todos los contextos. Los estigmas sociales admiten interpretaciones y respuestas culturales distintas.
Las violencias estructurales a/hacia/contra la mujer son un problema de la sociedad en su conjunto, no sólo de las mujeres. En la agenda 2021 priorizaría aportar a una construcción cultural más equitativa fundando un nuevo pacto social, trabajando mancomunadamente todos –justicia, salud, educación, asistencia social- en la prevención y contención; para atemperar/erradicar las violencias hacia la mujer, consolidando sus derechos, creando las condiciones para una verdadera equidad de géneros a los efectos de no ser tomadas como objeto de uso y abuso de poder.
Cabe abrir la pregunta acerca de la naturaleza misma del ser humano y sus fragilidades y la cuestión de la dimensión de responsabilidad subjetiva, en tanto ‘cuidarse con los otros’. Creo que la enfermedad de la época es la deshumanización; hoy se dificulta la configuración del semejante humano. Lo relacional ha devenido traumático. Por los efectos colaterales sería pertinente interrogarnos ¿Quién/qué es el otro en la actual coyuntura epocal? ¿Qué significa el otro para cada quién? ¿La otredad es vivenciada como peligrosa o amenazante? ¿Qué nos está pasando en los ‘des-encuentros’ con el semejante?
El “semejante” corre el riesgo de transformarse en un “prójimo” ajeno y peligroso y por ende no se lo puede alojar emocionalmente. En esta coyuntura el desamparo conmueve los cimientos en que se sustenta una vida, quedando la sensación de perder el sostén del entorno humano, sintiéndose ‘abandonado’ por la ausencia de ligaduras afectivas significativas. En la vivencia de soledad queda insatisfecha la necesidad emocional de conectarse con otros mortales y puede traer como correlato sumirse en el aislamiento o la demanda indiscriminada de vínculos.

-Autora: Lic. Alicia IACUZZI
LIC. EN PSICOLOGÍA – PSICOANALISTA
*Miembro de la Filial Junín de la Asociación Psicoanalítica Argentina
*Miembro de la Federación Psicoanalítica de América Latina y de la Asociación Psicoanalítica Internacional
*Miembro del Comité Internacional de Mujeres y Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Internacional
*Consultora del Comité Internacional Psicoanálisis y Ley de la Asociación Psicoanalítica Internacional.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin