Press "Enter" to skip to content

Qué dice la calle… Jueves 21 de Abril

La frase de hoy: “La historia tiene hechos que, por ser de película, han sido trasladados al cine”.

Qué dice la calle... Jueves 21 de Abril

Camila es una película argentina histórica-dramática de 1984 dirigida por María Luisa Bemberg y protagonizada por Susú Pecoraro, Imanol Arias y Héctor Alterio. Fue escrita por Bemberg junto a Beda Docampo Feijóo y Juan Bautista Stagnaro, y producida por Lita Stantic. Se estrenó el 17 de mayo de 1984 y fue nominada al Óscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa en 1985. También ganó el premio a la Mejor actriz en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana en 1985. Es considerada todo un clásico del cine argentino.

Vvvvvv

La película recrea la historia real del romance entre Camila O’Gorman (Susú Pecoraro) y el sacerdote Ladislao Gutiérrez (Imanol Arias), durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas en Buenos Aires, en la primera mitad del siglo XIX. La historia comienza con la llegada de la abuela de Camila, Marie Anne Périchon de Vandeuil, más conocida como “Perichona”, papel a cargo de Mona Maris.

Vvvvvv

La misma es traída con custodia para su reclusión definitiva en la estancia. Es recibida por toda la familia, su hijo, que se avergüenza de las aventuras de su madre, su nuera y sus nietos. Su arribo, teniendo en cuenta la agitada vida de esta mujer que, entre otras cosas, había sido amante del Virrey Santiago de Liniers, sirve como un presagio para anticipar el pensamiento libre y la apasionada vida de Camila. Ya desde esa primera secuencia, la abuela pone sus ojos en la niña, y más adelante, Camila ya adulta comparte con su abuela relatos de aventuras y romances del pasado.

Vvvvvv

Camila muestra un gran interés por la literatura. En la librería de don Marino compra libros prohibidos por Rosas. Esta actividad clandestina le cuesta muy cara a don Mariano, quien es decapitado por los seguidores de Rosas. Su cabeza es expuesta en la puerta de la iglesia.

Vvvvvv

Ladislao es un padre jesuita que ha venido desde Tucumán. Un día, Camila se encuentra con él sorpresivamente en el confesionario, ya que este ha tomado el lugar de su habitual confesor. Después del incidente con don Mariano, Ladislao da un sermón muy polémico en el que condena la ejecución del librero. Esto lo mete en problemas. Sin embargo, Camila está de acuerdo con lo que ha dicho. Ella abiertamente le dice a su padre que nada justifica la violencia entre los dos bandos políticos enfrentados, los unitarios y los federales. Pero su padre no comparte su punto de vista y se enoja con ella.

Vvvvvv

Camila comienza a experimentar un sentimiento de afecto por el padre Ladislao, y a demostrar cada vez más interés en él. Al principio él la rechaza, siguiendo el mandato del celibato impuesto por la Iglesia Católica. Pero termina cediendo a sus pasiones.
Vvvvvv

Ambos deciden escaparse, y se refugian en la provincia de Corrientes, tomando nombres falsos (Ladislao Gutiérrez adoptó el de «Máximo Brandier», y Camila O’Gorman se hizo llamar «Valentina Desán»). Allí se dedican a ser maestros en una escuela rural. En ocasión de un evento al que son invitados, son descubiertos por un cura que conoce a Ladislao.

Vvvvvv

Un habitante del pueblo donde se escondían, encargado de la seguridad, les ofrece caballo y provisiones para que escapen antes del amanecer, cuando no le quedará más remedio que arrestarlos. Camila aguarda impaciente la llegada de Ladislao para escapar antes de que amanezca. Pero, Ladislao lleno de culpa se refugia en una Iglesia entre rezos y dolor. Finalmente vuelve al amanecer, cuando ya su destino está signado. Ambos son arrestados y aprisionados por separado.

Vvvvvv

Rosas fue azuzado por opositores y por los propios federales, e incluso por el padre de la joven, Adolfo O’Gorman. Ante el clamor popular contra la violación de los votos de castidad del sacerdote y la mala reputación que se temía atrajera sobre la comunidad irlandesa, Rosas, aún contra la voluntad de Manuelita Rosas amiga de Camila e hija de Juan Manuel, ordenó su fusilamiento, lo que se cumplió poco tiempo después, en la mañana del 18 de agosto de 1848 en el Cuartel General de Santos Lugares de Rosas (actualmente localidad de San Andrés, General San Martín).

Compartir en: