Press "Enter" to skip to content

Qué dice la calle… Lunes 11 de Abril

Los quintillizos Riganti cumplieron 30 años: sus vidas lejos de las cámaras y su proyecto familiar

Qué dice la calle... Lunes 11 de Abril
Los quintillizos Riganti cumplieron 30 años (Foto: TN).

Fueron los primeros bebés que nacieron por un tratamiento de fertilidad asistida en la Argentina y tuvieron guardia periodística 24 horas. Qué fue de sus vidas.

Qué dice la calle... Lunes 11 de Abril
Los quintillizos Riganti recibieron a TN y hablan de su vida. (Foto: captura TN)

Por Cecilia Insinga.

Franco, Sonia, Camila, Martina y Catalina recibieron al periodismo.
¿Los quintillizos Riganti fueron los primeros influencers de la Argentina? Nacieron bajo la guardia periodística de los cinco canales que existían allá por el ‘92. Inmediatamente recorrieron sets de televisión y consiguieron auspicios para pañales y ropa, porque la familia se agrandó de golpe y la economía no estaba preparada para saltar de dos a siete sin escalas previas.
Hoy estos niños y niñas que vimos crecer se convirtieron en adultos y adultas. Sí, el tiempo pasa para todos, aunque a veces deseemos frenarlo.
Los quintillizos cumplieron 30 años el 6 de febrero y nos dio curiosidad saber de sus vidas. ¿Qué fue de esos pequeños que nos dejaron con la boca abierta pensando: cómo se puede criar a cinco hijos juntos? Recordemos que fueron los primeros bebés que nacieron bajo un tratamiento de fertilidad asistida.

Camila, instructora de yoga
Franco, Sonia, Camila, Martina y Catalina (nacieron en ese orden) nos recibieron en la casa de la tercera de ellos. Cami es instructora de yoga e influencer. Tiene más de 30 mil seguidores en su cuenta de instagram @yoga.balance y desde ahí invita a sus seguidores a una transformación personal con “amor intención y movimiento”

Franco y Sofía, dedicados al marketing
Franco se define como el más mimado de la casa, tal vez por ser el único varón del quinteto. Fue el único que vivió un tiempo fuera del país. Sin quererlo, con la pandemia quedó varado en su propio país y se terminó instalando definitivamente. Durante algunos meses volvió a vivir en la casa familiar y experimentó por primera vez los beneficios de ser hijo único. Estudió marketing y publicidad y ahora trabaja asesorando a empresas nacionales e internacionales junto a su hermana Sofía.
Sofía fue la segunda en nacer. Estudió hotelería y hasta que empezó la pandemia trabajó en un importante hotel de Capital Federal. El cierre de muchos hoteles y la crisis del mercado la llevaron por otros rumbos y ahora se dedica junto a Franco al marketing algo que la apasiona.

Martina, comunicadora social
Martina, la cuarta en nacer, es comunicadora social. Trabaja para varias empresas y tiene un blog llamado Atajando Letras. Es la única de los cinco que está casada y se fue del barrio a vivir a Capital Federal. Confiesa que extraña mucho la cercanía cotidiana. Intenta estar todo el tiempo conectada con los chats familiares, que son varios y todos tienen mucha actividad.
El principal se llama “hijitus”, y ahí están todos. Después hay algunos paralelos que se arman y desarman según la ocasión.
Catalina, relacionista pública
Catalina, la menor, es licenciada en relaciones públicas. En 2017 se unió al partido vecinal ConVocación del Municipio de San Isidro y es actualmente la legisladora municipal más joven en haber asumido el cargo del Municipio.
Durante la campaña, tanto sus hermanos como sus papás la ayudaron a pulmón para conquistar su sueño de trabajar por los vecinos de su barrio.

La química de los quintillizos
No hay un parecido físico entre ellos, pero hay una química que hace que no dudes ni un minuto que son hermanos. De hecho, los confunden a menudo por la voz o por los gestos que los delatan. Hay una complicidad y una energía positiva que contagia en este grupo de hermanos que transitan los 30 como los nuevos 20, pues sobra energía y juventud.
Los Riganti ya no viven juntos. Cada uno armó su vida pero todos están bastante cerca para incluso poder visitarse y llegar caminado al encuentro. No hay celos. Se criaron en un ambiente donde todo se compartía y no tienen conflictos con la exclusividad.

Rocío, su mamá y capitana del barco, los mira detrás de cámara emocionada, casi queriendo saltar y unirse para decirnos: “Soy la mamá”. Orgullosa como todas de ver cuánto crecieron y lo bien plantados que se encuentran en la vida.
Sueñan con tener hijos, pero tal vez no tanto como sus padres. Tal vez mellizos… porque si bien definen a su niñez como un pijama party constante, asumen que criar a cinco hijos no es tarea fácil. Y por eso los honores a sus papás Rocio y Claudio.
Este cumple número 30 fue el primero en muchos años que pasaron todos juntos y se miran y se abrazan con la mirada recordando el festejo. Es que hay tanto amor acá que se respira en el aire.

Compartir en: