Qué dice la calle… Miércoles 07 de Diciembre

La frase de hoy: “Abandonamos por un día los bocadillos para recordar a una voz del tango”.

Irrumpió en el medio artístico rodeada de todo el fulgor que da una gran publicidad, porque salvo unos pocos, el grueso del público la desconocía hasta ese momento.

Primero la radio, repitiendo una y otra vez “Frente al mar” acompañada por la orquesta de Mariano Mores; al mismo tiempo su fotografía repetida en diarios y revistas y por último la televisión, con su formidable penetración, donde participaba en el show del principal programa de la época: Casino Philips.

Pero su carrera artística ya llevaba unos años. En Mendoza y en plena adolescencia, hace su debut profesional en Radio Nihuil. Después, algunas olvidadas actuaciones en Radio Belgrano en Buenos Aires. A instancias de su hermano Fernando, también cantor de tango, y luego de insistir con los propietarios, participa del elenco artístico de El Tronío, de la avenida Corrientes, donde conquista al público con su belleza y su calidad interpretativa.

Tenía registro de soprano, por momentos demasiado agudo, ligeramente engolada la voz, con una impronta dramática interesante y una atractiva presencia. También actuó en La Alameda, de Avenida de Mayo, y en la recordada peña folklórica Achalay de Pancho Cárdenas, donde además de tangos hacía estilos y milongas camperas.

Un gran apoyo para su incipiente carrera sucedió el 1 de mayo de 1954 —el día del trabajador—, en un acto organizado por la CGT (Confederación General del Trabajo), entidad que reúne a todos los sindicatos del país y donde estaba presente el Presidente de la República el General Juan Perón. En el programa figuraba como parte central del mismo, la elección de la Reina del Trabajo, donde Susy representó a la Unión Argentina de Artistas de Variedades. Fue la elegida y a partir de allí el propio gremio promocionó a la merecida triunfadora.

Luego vendría su participación en la orquesta de Juan Canaro, recién llegada de su memorable gira en el Japón. Recordemos que fue la primera expresión del tango argentino que visitó aquel lejano país. Enseguida emprenden una larga gira que comienza en Brasil y continúa hasta México. Allí asiste a una fiesta en la casa de su admirada Libertad Lamarque donde conoce a Mariano Mores. El pianista la acompaña al piano para cantar “El patio de la Morocha” y se entusiasma con ella. Al poco tiempo la incorpora a sus espectáculos.

Por aquel tiempo, Mores compone “Frente al mar”, con arreglos de Martín Darré, el que se convertirá en el tango emblemático de Susy Leiva, su éxito más popular.

Con Mariano Mores recorren Cuba y México, junto a su marido Manuel Villamor que era su manager. De nuevo en Buenos Aires se presentan en el Teatro Astral y recorren el país con su show.

Cuando regresaba de una actuación en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, el automóvil en que viajaba chocó de frente con otro vehículo y muere instantáneamente
Intervino en tres malas películas: Don Quijote sobre ruedas, Ritmo, amor y juventud y Casa de mujeres.

Con la orquesta de Juan Canaro registró “Remembranza”, con la de Mores en 1963, su hit “Frente al mar”, acompañada por un coro. Antes había hecho un long play para el sello Victor, acompañada por Víctor Buchino, con un contenido muy extraño, con tangos clásicos y otros temas verdaderamente exóticos. Así convivían “Madreselva” y “Milonga triste” con “Cleopatra la Reina del Nilo” y “Salomé cruel destino”. Tambien grabó otros dos larga duración, uno de ellos acompañada por la orquesta de Martín Darré con dos temas muy logrados, “Gracias” y su otro gran éxito “Sombras nada más”.

Su corta carrera fue suficiente para recordar su bella imagen, su fuerte personalidad y su inconfundible voz.

(Texto de Néstor Pinsón)

Compartir en: