Qué dice la calle… Miércoles 23 de Noviembre

La frase de hoy: “Parecía lejano, pero el Mundial ya está con nosotros”.

En la frescura del martes 22 de noviembre amaneció el inicio del Mundial de Fútbol de Qatar, cuya ciudad capital parece no tener noche…

Vvvvvv

El técnico puso en cancha la formación que había anunciado. Es serio; cumple con la palabra. Iban sólo 8 minutos cuando el árbitro sancionó un penal a favor de la selección argentina. Fue previa indicación del VAR por un “agarrón” a Leandro Paredes.

Vvvvvv

De la ejecución se encargó “Leo” MESSI que le pegó como sabe, mientras que el arquero se arrojó al otro palo. Desde allí el encuentro se deslizó por terrenos de normalidad. Llegó un segundo gol convertido por Lautaro, pero el juez de línea cobró posición adelantada, situación que se repitió por varias veces más… Demasiadas.

Vvvvvv

Ni bien se puso en marcha el segundo tiempo, llegó el gol de Arabia Saudita. Un sacudón para el ánimo argentino. Lo hizo el número 11 y hubo que volver a remar… No hubo tiempo para la reacción, porque Arabia se encargó de convertir el segundo a través del número 10. Argentina perdía y nadie lo quería entender.

Vvvvv

Los argentinos, nuestros jugadores, buscaron por todos los caminos. Llegaron los cambios y Julián se sumó a la búsqueda constante de Lautaro. Messi buscó por todos los caminos, pero los muchachos de la casaca verde se las ingeniaron para controlar. Son rápidos y ordenados.

Vvvvvv

El partido se extendió más de 8 minutos pero el marcador se mantuvo. Argentina perdía en el ansiado encuentro inicial. Las ilusiones chocaron con el revés inesperado y por eso impactó. Todos los partidos se pueden perder…; fue el consuelo escaso.
Vvvvvv

Después del balde de agua fría que fue el resultado, La Calle “salió” a pasear por lugares atractivos de Qatar, ciudad asiática que tiene 3 millones de habitantes. Ahora están duplicados… por la cantidad de turistas atraídos por el Mundial. Argentina reconoció que se puede mejorar y eso habrá que lograr. Hasta el sábado hay tiempo de reducir el impacto anímico y repensar estrategias.

Compartir en: