Qué dice la calle… Viernes 21 de Octubre

La frase de hoy: “Estamos acostumbrados a echarle la culpa a los otros”.

Esa tendencia tiene sus riesgos. Por empezar impide corregir los errores. “Que lo hagan los demás; nosotros estamos bien…”, es fácil escuchar en los niveles políticos.

Vvvvvv

Un ejemplo: Con motivo del Día de la Lealtad se dijo que, “los problemas sociales del tiempo de Perón y Evita, siguen vigentes y eso justifica seguir la lucha”.

Vvvvvv

Han pasado 70 años del primer gobierno del General. Se han cumplido casi 50 años de la muerte del líder y la situación general es peor. Se han sucedido cambios de gobierno, con mayor espacio en el tiempo para el movimiento surgido en octubre de 1945. ¿De quién es la culpa del retroceso?.

Vvvvvv

Algo estaremos haciendo mal. No siempre se puede echarle la culpa al pueblo que, realmente, sufre las consecuencias. En todo caso, habrá que consultar a los que gobernaron, “ayudados” por dirigentes sindicales que se eternizan en sus mandatos…

Vvvvvv

En todo caso, millonarios en sus bienes, con trabajadores que siguen perdiendo valor en sus salarios. No ha existido un diálogo inteligente entre empresarios y sindicalistas. Sin acordarlo entre las partes no podrán arribar al acuerdo que hace falta.

Vvvvvv

La gente trabajando hace posible la existencia pacífica de la sociedad. Es lo que falta, sobre todo en las grandes ciudades, donde los ladrones se “llevan” una bicicleta en una moto… La selva de cemento

Vvvvvv

Nada sucede casualmente. Cada hecho tiene alguna relación, más allá del caso delictivo. La marginalidad ha ido creciendo y por lo general nos detenemos en la crónica policial. En realidad, haría falta analizar la situación social.

Vvvvvv

Cuando a la marginalidad se agrega la falta de fuentes de trabajo, cuando la escuela ha sido poca y el fantasma de las adicciones crece, no es raro que la delincuencia termine siendo el camino elegido. No es un argumento conformista; muchos trabajadores sociales, están diciendo que a mayores oportunidades, menos delitos…

Vvvvvv

La violencia como método, aunque en Bragado estamos lejos de esa realidad, es indudable que hay que estar muy atentos. Hay señales preocupantes. Aquí, por tener más tiempo y menos casos, hay que tratar de mirar el otro lado de la realidad, cuando algo pasa.

Compartir en: