Qué dice la calle… Viernes 22 de Julio

La frase de hoy: “Hay que dar las gracias al aporte realizado por la radio”.

José María Muñoz entrevistando en un campo de juego, a Eliseo Mouriño.

Hay días en los cuales la imaginación descansa y La Calle se queda sin temario para el comentario. Es cuando, por ejemplo, recuerda actuaciones de Luis Landriscina, capaz de enseñar geografía y, al mismo tiempo, despertar una sonrisa… En una etapa tuvo libretos de Julio César Castro. Eran los tiempos de Don Verídico…

Histórico. Trasmisión radial de Fioravanti, protegiéndose de la lluvia

Vvvvvv

La radio le dio impulso a la carrera de muchos creadores. Tal el caso de Mario Sánchez, que atraía a todos los presentes al llegar la hora de sus monólogos.

Vvvvvv

En el plano local, hubo personas como Enelis Gelabert quien, además de ser maquinista ferroviario, colaboró durante años en trasmisiones de los hermanos D´Agostino, surgidos con estilo propio después de estar por años integrando el equipo de Luis Elías Sojit.

Vvvvvv

El pasaje por Bragado de etapas de los Grandes Premios, permitía la tarea de “Banquina” Stoppini, Jorge Alfaro, etc. Se vivía un acontecimiento dentro de otra atracción popular… Lejanos tiempos.

Vvvvvv

La radio argentina está cumpliendo 100 años. Y dentro de ese siglo de mágica existencia, el deporte tiene una historia de pasiones que contar. La resumen un puñado de programas inolvidables: la Edición Oral Deportiva, Fútbol Pasión de Multitudes, Sport 80, Caravanas Deportivas, En la cancha con Nobleza, Fútbol al Centímetro, las Noches Estelares de Boxeo desde el Luna Park, Carburando, Campeones, Coche a la Vista, Competencia y Todo con Afecto, por nombrar sólo a unos pocos. Informaron, opinaron, entretuvieron y emocionaron a cinco generaciones de argentinas y argentinos. Componen parte de la banda de sonido de la cultura popular del país.

Vvvvvv

Desde aquella primera transmisión en vivo que el radioaficionado Horacio Martínez Seeber y el periodista Atilio Casime hicieron en la cancha de Sportivo Barracas del partido entre los seleccionados de la Argentina y Uruguay en 1924, las voces de los grandes narradores forman parte de un imaginario colectivo sonoro riquísimo.

Vvvvvv

Cada uno a su tiempo y con su estilo, Lalo Pelicciari, Fioravanti, José María Muñoz y Víctor Hugo Morales marcaron los cuatro hitos máximos del oficio de ponerle la voz al espectáculo de la pelota. Y Bernardino Veiga, con su inconfundible grito de gol, fue el máximo referente de las transmisiones partidarias siguiendo la campaña de Boca por casi treinta años a través de Radio Mitre y Radio Argentina. En el extremo opuesto de la pasión está Atilio Costa Febre, a punto también de cumplir tres décadas relatando a River.

Compartir en: