Press "Enter" to skip to content

Que pueden esperar las industrias locales para los próximos meses

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Un informe de CAME vislumbra algunos datos alentadores sobre la reactivación.
-Los sectores de indumentaria y textil; productos metálicos, maquinaria y equipo, con alto impacto en nuestra comunidad muestran números prometedores.

Este último año y medio, desde que se estableció en marzo del 2020 las restricciones por el COVID-19, ha tenido un alto impacto en la economía en general, como en la industria en particular, en todo el país. Bragado no fue la excepción, si bien algunos sectores no han podido retomar la normalidad de la actividad, el industrial (con protocolos mediante), comienza a mostrar algunos signos de recuperación.
Un informe reciente publicado por CAME sobre la industria pyme, donde se consultó a unas 300 industrias pymes de 11 rubros en las ciudades capitales o principales de 21 provincias, puede acercarnos algo de claridad. Con fecha del 29 de agosto (relevado cinco días antes), el informe da pie que el crecimiento anual del sector alcanzó un 36,3%, impulsado “por transferencias de ingresos desde el sector público al privado”.
-También advierte que “la normalización de las actividades, el repunte de las exportaciones, la buena performance del agro y de la construcción, van traccionando tanto al consumo como a la industria que lo abastece”.
No obstante, aclara que hay un 38% de industrias que no obtuvo rentabilidad en julio y el 48,7% de las pymes consultadas calificaron la situación de su empresa hoy como regular o mala. Aunque inmediatamente después aclara que es una mejora del orden del 17% en relación al mes anterior y que las empresas tienen planes de inversiones a futuro del orden del 27%, un nivel muy elevado en relación a los últimos 5 años.
Los datos duros muestran en julio, que la industria pyme operó con un 67,9% de su capacidad instalada, 0,2 puntos por encima de junio y 9,6 puntos más que en julio 2020. A su vez, un 22% de las firmas consultadas trabajaron con más del 90% de sus instalaciones. Con respecto a las expectativas hacia adelante, un 31,9% de las empresas encuestadas esperan que su producción aumente en los próximos seis meses, otro 7,6% espera que baje, y el 50,2% espera que se mantenga. El resto no sabe.
Los rubros que se encuentran motorizando la economía son calzado y marroquinería (+19,6%) Maderas y Muebles (+7%) en la variación mensual.
-Otros rubros que también marcan la tendencia son indumentaria y textil con una tasa de variación anual positiva del 77,6%; productos metálicos, maquinaria y equipo con una tasa anual positiva del 49%; alimentos y bebidas fue el que menos creció un 20,2%.
En comparación con julio de 2019 (cuando la economía no estaba afectada por la pandemia, la producción subió 17,9%, con diez sectores que produjeron más y uno que produjo menos. El mayor aumento fue en productos metálicos, maquinaria y equipo (+34%). Finalmente, en el acumulado de los primeros siete meses del año: La industria pyme acumuló un alza de 25,7% frente a iguales meses de 2020 y una baja de 2,3% frente enero-julio de 2019. De los 11 sectores relevados, 3 produjeron más que en ese periodo y 8 menos.
Como muestra el informe de CAME, dos de los sectores más importantes de la producción industrial que se realiza en nuestro territorio (indumentaria y textil; productos metálicos, maquinaria y equipo), muestran signos de recuperación. Anhelamos que estos índices tengan su correlato en nuestra ciudad, ya que implica una mejor situación económica para los trabajadores del sector y repercute en el resto de la actividad local.

foto

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin