Press "Enter" to skip to content

¿Qué son los ruidos que se escuchan en el cielo?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Uno de los integrantes del Grupo Choique se refirió a las dos teorías que están en estudio y que permitirían probar de dónde proviene este fenómeno.

El hecho de que la gente se tenga que quedar en sus hogares cumpliendo la cuarentena, salvo situaciones excepcionales, permitió que muchos empezaran a descubrir cosas que quizás en la vorágine del “día a día” pasaban totalmente desapercibidas.
En la última semana varios vecinos reportaron que por la noche escuchaban ruidos en el cielo, pero no se trataban de truenos ni del sonido de un avión ya que el tránsito aéreo está interrumpido a raíz de la crisis sanitaria por el avance de la pandemia de Coronavirus.
Federico Rodríguez, integrante del grupo Choique, dialogó con “La Voz” e hizo un aporte para ayudar a entender de qué se trata este fenómeno.
Primeramente aseguró que este periodo de cuarentena que se atraviesa hace que muchas personas puedan apreciar mucho más la naturaleza y al no haber tanto ruido atmosférico, sin dudas que esos sonidos que se oyen del cielo llamaron la atención.
“En algunos lugares llaman a estos ruidos las “Trompetas del Apocalipsis”, pero en realidad son cuestione naturales que nos hemos desacostumbrado a escuchar y si bien sabíamos de su existencia, por la vida cotidiana no se le prestó atención” comentó.
Federico explicó que hay dos teorías sobre esto y que este es un buen momento para que la investigación avance y así lograr demostrar de qué se trata, ya que se informó que los ruidos se oyeron en distintas partes del mundo y eso no permitía saber bien su origen.
“Una de las teorías es que se trata de movimientos de las placas tectónicas que en su choque o roce, bajo la superficie terrestre, repercuten en la atmosfera. Es una especie de caja de resonancia de transmisión del sonido y existe una relación con las erupciones volcánicas o movimientos tectónicos, porque si está comprobado que cuando hay una erupción o terremotos intenso, hay ondas sonoras que salen de la tierra que repercutían en el aire y la alta atmosfera”.
Un aspecto que sostiene la teoría es que las bandadas de pájaros salen volando instantes previos a que se produzcan este tipo de fenómenos y aclaró que esto sucede en lugares donde el roce de las placas se da constantemente.
La otra teoría que se estudia está vinculada a los movimientos de aire, a lo cual Federico Rodríguez se refirió diciendo: “Cuando un frente cálido se cruza con frente frio en la alta atmosfera, produce ese mismo choque y es algo que ocurre contadas veces, es decir que se tienen que genera condiciones atmosféricas muy particulares donde ambos frentes colisionen en un mismo punto”.
Agregó que estas son situaciones que suelen darse en el mar, pero en estos días coincidió que en nuestro país un frente cálido estaba avanzando y termino chocando con un frente frio que se venía formando en el Sur.
“Esto es como cuando escuchamos el ruido de un avión pero no vemos al avión, o viceversa. Esto quiere decir que el choque de las placas no ocurre donde se escucha o reporta, sino a kilómetros a la distancia” subrayó.
Estima que en los próximos meses tal vez haya manera de confirmar lo que sucede, pero por el momento ambas teorías son motivo de estudio para los especialistas.

LA CUARENTENA Y LA NATURALEZA
Federico Rodríguez analizó el impacto positivo a nivel mundial, que generó la cuarentena a la naturaleza.
Afirmó que hay una disminución muy considerable de Dióxido de Carbono, Óxidos de Azufre y todo lo vinculado a la contaminación que generan las grandes fábricas y la circulación de vehículos en las rutas.
“En Europa ha disminuido casi un 60% la tasa de contaminación, por lo cual repercute mucho en la vida animal y vegetal, haciendo que los cielos se limpien. De hecho se puede apreciar acá en Bragado como los cielos son mucho más azules”.
Comentó que la reducción de contaminación atmosférica permite que “las noches sean más claras” y tanto en los amaneceres como atardeceres, el resplandor es mucho más fuerte e intenso.
“Sin duda que esto es un beneficio para el Planeta y los grandes beneficiados son los animales, especialmente los de estado silvestre que aparecen en lugares donde antes nunca llegaban”, remarcó.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin