Quien nació con el fútbol en la sangre

-Dialogamos con Facundo Castet, futbolista bragadense que actualmente se encuentra jugando en la primera del club Temperley

El mismo nos mencionó que sus comienzos en el fútbol fueron desde muy chiquito, ya que su papá es entrenador, “vivíamos adentro de la cancha de fútbol, creo que a los dos años ya me estaba poniendo a jugar” y desde aquel entonces no despego a la “caprichosa” de sus pies.
Su carrera en el fútbol fue variando y es algo que aún continúa, ya que esto recién empieza.

Tuvo un paso por Bragado Club, Independiente de Chivilcoy, Argentino Juniors, hasta que a sus 14 años llegó a la ciudad de Junín, se mantuvo algunos años en inferiores, y finalmente, un 26 de agosto del 2018, un día y un año épico para el, pudo debutar en primera.
“El proceso desde chico fue con mucho sacrificio, la verdad es que yo sabía que mis viejos estaban dejando todo para que yo pueda cumplir mi sueño” algo altamente costoso, demandante, pero su familia no dejaba de apoyarlo, solía viajar de dos a tres veces por semana a jugar, “hacían malabares para conseguir la plata, para que pueda ir y estar bien en dónde esté” algo de lo que Facundo está eternamente agradecido, porque sin su ayuda, nada hubiera sido posible. También menciona que integrantes del club Sarmiento desde coordinadores, dirigentes y jugadores, veían su gran esfuerzo y le dieron una gran ayuda, “dándome una casa, ayudándome con la comida” esto le generó a el satisfacción, tranquilidad, de que alivianaba la carga de su familia.

Llegar a primera para el fue algo realmente hermoso, inolvidable, y para nuestra ciudad también, tener a alguien tan joven, que luchaba y lucha por sus sueños, es admirable.
“Nunca me relajé, sigo entrenando al máximo, dando todo, lo más difícil es mantenerte, no rejalarte, hay que meter más que nunca”.
Si bien este es el camino que eligió, no quiere decir que no tenga sacrificios en cuanto a lo “personal”.
Siempre tuvo que llevar un ritmo de vida diferente a los jóvenes de su edad, por eso agradece tener a sus amigos, “los hermanos que le dio la vida”, por haberlo acompañado en este proceso, “son de fierro, siempre estuvieron conmigo y me entendieron”.
El fútbol le llena el corazón al joven Castet, y llegar a sus objetivos con su equipo también, en Junín jugo tres finales, en una de ellas ganaron y salieron campeones, ascendiendo así, a primera división, “estuve muchos años peleándola en el club, he pasado muchas cosas y le tome un cariño muy grande a Sarmiento, poder ascender con esa camiseta fue algo muy hermoso”.ç


La gente siempre se acerca y le agradece, tanto a él como a sus compañeros, por dejarlos en la cima de lo más alto. Actualmente, cómo mencionamos anteriormente, se encuentra en Temperley, pero en diciembre finaliza su contrato y podrá regresar a su club, dónde lo extrañan y lo reclaman día a día.
Para finalizar, le preguntamos qué era lo que sentía cuando estaba dentro de la cancha, a lo que respondió, que se sentía muy bien, tuvo una época en la que se encontraba en el banco, dónde no podía jugar, y fueron seis duros meses, pero esa racha quedo atrás, ahora regresara a Junín a luchar por un puesto, buscando un nuevo rumbo, “para seguir sumando minutos y experiencia”.

Compartir en: