Press "Enter" to skip to content

¡Radiografia de los imbéciles ¡

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

De casualidad me topé con un libro inspirado en Donald Trump – ex-Presidente de EEUU – llamado «Ensayo sobre la Imbecilidad» (Ed. Malpaso) y que origino una nueva disciplina «La Imbecilogia» la que se define como el estudio de las diferentes especies que pueblan el ecosistema de imbéciles.- Imbécil es «un tipo (por lo general varón) que se arroga de manera sistemática una serie de ventajas en las relaciones sociales totalmente convencidos, aunque no tenga razón, de que esta en su derecho, cosa que lo inmuniza ante la protesta de los demás».
El libro habla de los imbéciles más comunes (los que saltan los turnos en las filas, se cruzan de carril sin avisar, cruzan con luz roja, maltratan a quien les atiende en un bar o restaurant, los que andan muy orondos sin barbijos, participan en fiestas clandestinas creyéndose vivos, etcetc).
Su autor Aarón James se centra en la imbecilidad en la política y en la economía.- Allí el imbécil es fácilmente detectable, quiere hacer notar su poder todo el tiempo, habla rápido y con frases contradictorias para confundir a quien escucha, a menudo no termina una frase antes de pasar a otra, de manera que sus contradicciones queden sin aclarar, trata de ser ocurrente e irónico en sus definiciones pasando en definitiva por alguien que está divorciado de la realidad, habla mal de sus adversarios a diestra y siniestra y trata de congraciarse a cualquier precio, con sus seguidores, a menudo se hace difícil saber si está hablando en serio a raíz de las cosas que dice sin ruborizarse, si alguien lo cuestiona o contradice se pone más vehemente y se afirma en su falsedad, no necesita conocer a fondo ningún tema antes de ponerse a hablar del mismo con aires de autoridad, emite opiniones básicas sobre temas complejos.
La lectura del libro nos lleva al identikits de figuras conocidas de cuyas decisiones suele ser víctima en su calidad de ciudadanos.-
En todos los países la política está cuestionada y toda confrontación parece una competencia por ganar una lucha de imbéciles, se expresa.-
El autor plantea la relación entre imbecilidad y grieta señalando » el sistema se vuelve corrupto y genera más corrupción en un proceso que se alimenta a sí mismo y las divisiones fomentadas corroen a la sociedad en general al agriar amistades, reuniones familiares”.
El imbécil suele parecer una persona sensata e inteligente hasta que comienza a defender y exponer bobadas.
James enseña que uno de los peligros del imbécil cuando tiene poder es que si se rebaten sus argumentos puede cambiar de estrategia y negar haber dicho lo que está grabado, filmado o documentado con sus propias palabras.- Lo dirá con confianza suprema, capaz de debilitar la confianza de la persona que lo escucha, quien puede llegar a pensar ¿puede ser que yo no haya oído bien?.
Considera que se ha instalado globalmente un capitalismo de la imbecilidad que opera como «empresarialismo de mercado»; en ese capitalismo no hay una mano invisible tratando de beneficiar a todos sino que sus responsables buscan por cualquier medio, incluidos transacciones con los gobernantes, aumentar su poder y sus beneficios.- No hay otra meta.- La justificación de tales conductas suele ser (clásica argumentación imbécil) que todos actúan así.
James critica la memoria colectiva a cuya fragilidad acusa de hacer posible la llegada de imbéciles al poder.- Cuando en una sociedad prevalece la liviandad de los principios el imbécil saca ventajas y se instala.- El autor invita a «cuanto podemos soportar de los imbéciles sin perdernos el respeto a nosotros mismos».
James cree que el clima de desigualdad económica, nostálgica nacionalista y la inseguridad favorecen la emergencia de los imbéciles.- Entre otros antídotos, el autor propone «gobernarnos por las leyes y no por intereses particulares», que los gobernantes respondan por sus decisiones y que los ciudadanos no dejen de controlarlos y pedirles cuentas.
Dijo el Gral. Perón: “Yo he visto malos que se han vuelto buenos, pero no he visto jamás un bruto volverse inteligente-”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin