Renuncia, desafectación, basura y los candidatos al 2023

Las últimas horas han resultado ajetreadas para la gestión del Intendente Vicente Gatica, no solo por el cambio de la funcionaria Jorgelina Moreno, quien hasta el día martes se desempeñaba como directora General de Servicios Urbanos, sino también porque terminan por demostrar fisuras al interior de su propio espacio político, “Unidos por Bragado”, en un contexto donde comienzan a tejerse las alianzas para el próximo año, donde el jefe comunal deberá revalidar en las urnas su propio trabajo.
En política existe una máxima no escrita, pero por muchos aceptadas, que dice que los conductores de los espacios no deben cambiar a sus colaboradores cuando estos están en el ojo de la tormenta y sus cabezas son solicitadas públicamente, ya que de hacerlo se denotaría debilidad y en cualquier momento podría pedirse las cabezas de otros colaboradores. Solo bajo esta premisa, puede comprenderse las razones por las que la funcionaria Jorgelina Moreno pudo seguir desempeñando sus funciones tras el accidente con un vehículo municipal que mantuvo en horas de la madrugada. También por la misma razón se puede entender que se la sostuviera tras el informe por este hecho que entregara al Concejo Deliberante, donde varios puntos del mismo, como la VTV ausente en el vehículo, o la fecha de entrega del carnet de conducir posterior al accidente, sembraron más dudas que certezas.

QUERIDA Y CRITICADA

Desde que Jorgelina Moreno asumiera la dirección del Corralón Municipal, reemplazando a Daniel Bernaba en diciembre del 2019, lo cierto es que la funcionaria lo hizo con una fuerte impronta que la llevó a ganarse alianzas, pero también detractores. Propia del riñón del Intendente Gatica y amiga de su hija y Secretaria de Desarrollo Urbano Ambiental Natalia Gatica, la funcionaria asumió con un fuerte respaldo y rápidamente ejerció poder, reorganizando el trabajo en el área y al personal, incorporando servicios que nunca estuvieron bajo su órbita como el de alumbrado y el importante presupuesto que este conlleva, o la propia colocación de escoriado en las calles, tarea que históricamente realizara Obras Públicas.
Sin embargo, en estos tres años de gestión, su forma de trabajar tuvo altibajos. Por momentos algunos servicios parecían no ser prestados por parte del Municipio, con los respectivos reclamos por parte de los ciudadanos y por otros se podían organizar arduos operativos tendientes a efectuar tareas puntuales que durante años no se ejecutaron. Su método de hacer primero y preguntar después, supo dejarla muchas veces con su frente político descubierto y si no recibió ataques más certeros era por la propia protección que le brindaban padre e hija.
Algo que debe ser reconocido en la funcionaria es el hecho que siempre tuvo en cuenta al personal que trabajaba bajo sus órdenes. Desde el principio buscó regularizar situaciones salariales de sus trabajadores, normalizando sus recibos de sueldos, categorías y bonificaciones que, en el pasar del tiempo mejoraron la situación de muchos de ellos. También contempló los lugares de trabajo, mejorando sus instalaciones haciendo el recambio de techos del corralón que estaba deteriorado por el paso del tiempo, o la obra de gas que permitió al personal contar con lugares calefaccionados cuando regresaba la cuadrilla de sus tareas de calle. Es lógico entender entonces porqué este miércoles, conocida la noticia de su alejamiento, los trabajadores demoraron la prestación de servicios por casi una hora y se necesitó de la intervención del propio Secretario de Gobierno Mauricio Tomasino para darles tranquilidad y garantía a los trabajadores.

NUEVAMENTE EL PROBLEMA DE LA BASURA…

Si bien no se puede poner un punto de ruptura al aura protectora brindada por el Intendente y la Secretaria de Desarrollo Urbano Ambiental a Jorgelina Moreno; queda claro que el problema nunca resuelto del basural y los residuos que generamos los bragadenses, fue uno de los causales que habrían llevado a la ruptura de la misma. Para entender esto debemos remontarnos algunas semanas atrás y entender los factores que habrían disparado la discusión entre Natalia Gatica y la ahora ex Directora de Servicios Urbanos.
Hace algunos meses que el topador del basural municipal se encuentra roto, lo cierto es que, por sus características, las dificultades de obtener repuestos y las empresas que pueden repararlo, el no funcionamiento del mismo provocó que no se puedan hacer los trabajos diarios en el C.I.T.R. con normalidad. Al mismo tiempo la presión por la recolección de basura, junto a la recolección de montículos de ramas propias de esta época de otoño, acumuló importantes volúmenes de basura que incluso ocuparon el camino de acceso al basural. Al mismo tiempo al no trabajar el topador, los camiones de recolección domiciliarios tampoco podían desplazarse hasta el fondo por riesgo de rotura de sus neumáticos. Este cóctel terminó de explotar con los reiterados incendios y el reclamo de toda la ciudad por el humo traído por el viento.
La diferencia de criterios para la resolución del problema entre el Director de Medio Ambiente Pablo Zuletta, quien es además esposo de la Jueza de Faltas Victoria Maffassanti (otra integrante del grupo chico del Intendente), con la ex Directora Jorgelina Moreno, habrían tensionado las relaciones y llevado a la discusión con la Secretaria Natalia Gatica.

EL 2023 YA EMPEZÓ A JUGAR…

En el día de hoy se conocieron las declaraciones del Intendente Gatica, quien atribuyó su decisión de desplazar a Jorgelina Moreno por la evaluación realizada a su gestión. Asimismo, Moreno realizó declaraciones donde reconoció la discusión con la Secretaria Gatica y manifestó su alejamiento no solo de la gestión, sino también del espacio Unidos por Bragado. Lo que queda claro en estos días es que el Intendente puede soportar diferencias de criterios, métodos de trabajo y hasta errores en la gestión; siempre y cuando estas queden en el ámbito del Departamento Ejecutivo y no salte a la arena política. Es que el escenario electoral 2023 está muy cerca y su futuro político comienza a decidirse.
En los últimos días ha corrido fuertemente la versión que el Jefe Comunal estaría intentando asegurar la banca (nacional o provincial) que le fuese negada en el 2.021 y que él aspiraba fuese para Natalia Gatica; si es que a esta altura del calendario ya puede asegurarse algo. En el caso de estar pensando dejar el orden local, es lógico pensar que Vicente Gatica ya se encuentre pensando en sus delfines y como ir posicionándose. En ese contexto, Jorgelina Moreno pagó la osadía no de sus errores de gestión, sino de enfrentar a una posible candidateable.

Compartir en: