Press "Enter" to skip to content

¿República o Pandemia?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Fernando Sierra

Según la filosofía, el falso dilema es una ficción que pone dos ideas enfrentadas, como las únicas alternativas a elegir. Blanco o negro en forma excluyente sin la posibilidad de ver que existen otras alternativas o que se pueden armonizar ambas.
El título de esta nota es sin dudas un falso dilema en el que la política parece caer, pues desde que llegó el Covid-19 a nuestro país se determinó la suspensión de muchas actividades, pero lamentablemente entre ellas, la de los poderes legislativos y judiciales: ¿Cuidar la salud de los argentinos en el marco del Aislamiento Social o deliberar y hacer justicia?
F also dilema. Ante un drama como el que vivimos y del que todavía nos aguarda lo peor, todo el Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) debe estar funcionando a pleno, como parte de los servicios esenciales de una nación.
En cuanto a nuestro Concejo Deliberante hemos visto estos últimos días que se ha tornado a los Concejales sólo en voluntarios sociales, a lo cual adhiero y realizo en toda época con gusto. Sin embargo, el voluntariado, o una guardia mínima y las diferentes reuniones de Comisiones que paulatinamente se empiezan a incrementar, no implican hacer sesionar al Honorable Concejo Deliberante y eso, es una verdad.
Tarea que sólo nosotros los Concejales podemos realizar ya que el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes, según artículo N° 22 de la Constitución Nacional. Nuestra principal tarea implica ratificar los rumbos del ejecutivo que afronta la labor diaria en emergencia, aprobar reasignación de partidas, etc. Pero más importante aún también debemos debatir diferentes ideas para llegar a instrumentos, resoluciones y acuerdos que vayan tratando el presente, previendo el futuro y tratando en lo posible de atemperar lo que los malos tiempos nos traen.
Por ejemplo, sancionar de una vez por todas la adhesión a la Ley Micaela (cuyo proyecto definitivo está acordado por todos los bloques) para aportar a la solución de la violencia de género que nos asola más que nunca en el aislamiento social preventivo y obligatorio; buscar acuerdos para aquellos comerciantes que para el fin de la cuarentena tendrán deudas de salarios, cargas sociales, luz, alquileres.
Los mismos ciudadanos que tienen suspendidos los desalojos por decreto presidencial, ¿qué pasará cuando para septiembre tengan deuda, estén al borde del corte de luz y los resguardos se levanten? ¿Esperamos a que el presidente o el gobernador solucionen todos o al menos intentamos a través de nuestros representantes busquen soluciones a nivel local?
Lo cierto es que en Bragado se podría evaluar la posibilidad de reunirnos en un club, o en un ámbito amplio, con la distancia necesaria. En muchas ciudades se están realizando las sesiones (incluso en CABA), con las medidas de higiene adecuadas. Incluso en la ciudad de Jesús María (Córdoba) la próxima sesión será vía Facebook live, para que la ciudadanía se entere del presupuesto de emergencia que será tratado.
Si miramos la realidad, al repartir bolsones de mercadería y colaborar con las distintas actividades de voluntariado, ya estamos fuera de nuestras casas, ¿En qué puede empeorar la cuarentena una sesión en términos seguros sanitariamente?
Hoy, frente al enemigo invisible, el Honorable concejo Deliberante debe ejercer su función republicana, escuchando a los ciudadanos y siendo su voz, atendiendo a lo cotidiano y al porvenir, con más fuerza que nunca.

Fernando Sierra, concejal de Juntos por el Cambio, por la Coalición Cívica-ARI. Politólogo (UBA).
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin