Se realizó la “Jornada de Asesoramiento Comunitario”

El sábado los escribanos de Bragado brindaron asesoramiento a los vecinos

El sábado por la mañana, en la Biblioteca Manuel Belgrano, tuvo lugar una Jornada de Asesoramiento Comunitario, donde los escribanos de nuestra comunidad atendieron las inquietudes que los vecinos acercaron sobre la normalización de trámites, expedientes y documentación. De las mismas participaron las notariales Brigida Raffo, Natalia Sarsoti, Celina Riano, Lucía Cajarville.
Esta iniciativa que busca acercar los escribanos a la ciudadanía, se viene desarrollando desde hace ya algunos años a nivel nacional y organizado por el Consejo Federal de Escribanos. Mediante la misma, los mismos salen a atender a la calle con la intención de brindar asesoramiento en forma gratuita respecto algún trámite que deban realizar los vecinos. Entre las principales consultas que recibieron las notariales bragadenses que atendieron durante esta jornada, se encontraron temas como escrituras fundamentalmente.
Raffo se refirió a estas jornadas explicando “Muchas veces hay desconocimiento respecto a cuál es el trabajo o función que cumple un escribano. Hay veces que, dependiendo cual es la personalidad de cada persona, le cuesta acercarse a la escribanía. Es entonces cuando estas jornadas son una buena oportunidad para acercarse por estos trámites pendientes, ya que es un encuentro más distendido y tras sacarse las dudas intentamos encauzarlos para que puedan iniciar esos trámites pendientes”

LOS TRAMITES Y LA VIRTUALIDAD

Si hay algo que nos dejó la pandemia fue el hecho de la realización de trámites en forma virtual y para los escribanos estos no ha sido una excepción. “…la tecnología se nos ha impuesto a todos en general. Como todo lo desconocido uno puede ser reticente y trata de conservar lo que ya conoce. La pandemia vino a lograr que nos actualicemos, busquemos y utilicemos herramientas que teníamos postergadas. Obviamente la escribanía no es una excepción, más allá de las reuniones, se ha dado mucho lo digital en cuanto a la instrumentación”, explicó Raffo.
Los escribanos, por otra parte, desde hace un tiempo cuentan con la posibilidad de la firma digital, permitiéndoles extender documentos electrónicos firmados por el escribano. Las profesionales explicaron que la pandemia incrementó, por ejemplo, la realización de testimonios en forma digital, por lo que consideran que ayudó a que éstos avancen en estas nuevas tecnologías.

LOS DESAFIOS PARA LOS ESCRIBANOS EN LOS TIEMPOS QUE VIENEN

Consultadas sobre cuáles son los desafíos en los tiempos que vienen, Brígida Raffo respondió: “En un sentido amplio, el principal desafío para el cuerpo notarial es, brindar seguridad jurídica a la gente, al tráfico mobiliario. Lo que nosotros hacemos es más preventivo, tratar de evitar inconvenientes. Somos profesionales del derecho, tenemos títulos de abogados, por eso el asesoramiento es amplio para tratar de evitar el litigio”.
Por su parte Celina Riano respondió a esta pregunta expresando “En particular estas jornadas tienen que ver con eso. Con que la gente se saque el miedo y las dudas. Muchas veces la gente es reticente a preguntar, desconoce qué es un escribano y muchas veces tiene una imagen equivocada de lo que somos, o nos suben a un pedestal. En realidad, estamos a la par, para asesorarlos antes de hacer una compra, de tomar una decisión en cuanto a su patrimonio o no. Siempre es preferible acercarse a consultar antes, que tener que solucionarlo después”.
En este sentido Natalia Sarsoti expresó “Lo ideal es que la gente, antes de realizar una operación, siempre consulte. Nosotros tenemos las escribanías abiertas a cualquier consulta y las consultas no se cobran si no se hace un trabajo. A veces no consultan porque creen que las consultas se deben abonar, pero uno siempre está abierto para recibir a las personas y asesorarlas. Eventualmente que deban realizar algún tipo de trámite acompañarlos para que el día de mañana no tengan inconvenientes”.
Las escribanas se encargaron de aclarar que, en Bragado, les consta, que ningún escribano cobra la consulta, si bien es una posibilidad que está prevista en la ley arancelaria. Es por esa misma razón que a la jornada se le cambió el nombre, por “Jornada de Asesoramiento Comunitario”, para que no se interprete que el asesoramiento gratuito se da solo una vez al año.
Finalmente, las notariales se encargaron de explicar que, lo que buscan es acortar esa distancia que se ha producido entre la gente y los escribanos, para que encuentren en ellos un profesional de confianza para realizar las consultas.

Compartir en: