Press "Enter" to skip to content

Sergio Barenghi reapareció con críticas al Frente de Todos y comienza a mirar hacia las elecciones internas del PJ

El ex candidato a intendente habló en un nuevo Día de la Militancia Peronista y llamó a construir “un frente totalmente distinto” para 2023. Además, reclamó que las candidaturas “dejen de ser una repartija entre las unidades básicas”.

El excandidato a intendente por el Frente de Todos en Bragado, Sergio Barenghi, reapareció ayer en la escena pública, luego de la derrota electoral del peronismo en las legislativas, y planteó que el peronismo deberá “conformar un frente totalmente distinto”, si no quiere repetir el fracaso en las urnas, en 2023.
En declaraciones a la FM Identidad, en la conmemoración de un nuevo Día de la Militancia Peronista, el dirigente del justicialismo -que estuvo a 500 votos de llegar a la intendencia en 2019-, lanzó críticas al interior del Frente de Todos y reclamó el fin de las candidaturas como “una repartija entre las unidades básicas”.
“Tenemos que conformar un frente distinto, con sectores de la producción, la industria y comercio, que envíen propuestas y nombres, pedirles que participen, que no sea siempre una repartija entre las unidades básicas cada vez que armamos una lista”, exclamó Barenghi.
“La comunidad de Bragado no es antiperonista, pero no encuentra hoy en el peronismo una representación. Tenemos que lograr incluir a todos esos sectores y terminar con el egoísmo de decir ‘o soy yo o no va’”, aseguró.
Por otra parte, Barenghi explicó los motivos de su ausencia en la última campaña electoral del peronismo, y señaló su desacuerdo con la interna que se llevó a cabo en las PASO del 12 de septiembre, entre la lista encabezada por Emma Elizalde -que resultó ganadora- y la de Germán Marini.
“Planteé que no era necesario que hubiera dos listas en las PASO. No se logró y los protagonistas son quienes tomaron la decisión. No es mi espíritu hacer un análisis de las elecciones, la gente ya habló y los resultados están a la vista”, lamentó, sobre el resultado que terminó 11.130 votos a 8.214 en favor de Juntos.
Sus palabras fueron interpretadas por parte del arco justicialista como “una clara intención de que Sergio va a disputar la conducción del Partido Justicialista”, en las elecciones internas del 27 de marzo.