-Por Eliana Lescano

Me persigue el día
un recuerdo de algo que fue
Confusión
Y dolor.

En algún lugar ocurrió
Moría, viviendo
Yo lo sabía,
inexistía.
Antes incluso viviendo
Igual moría:
terror.

Mirando atrás,
envejecía.
Mirando adelante,
nacía.
Mirando y mirando
Nada veía.

Soñaba,
sufría.
No había salida,
había heridas.
Sangre y heridas.
Experiencias,
sufría.

Corría, huía.
Pero siempre moría.
Una parte moría,
otra vivía: más terror.

Hasta que renacía.
Ahora si miré.
Mire adelante,
mire atrás,
ya todo veía: volvía.
Y por fin,
desperté.

Compartir en: