Press "Enter" to skip to content

Sufrir el Covid-19 en primera persona…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-El Dr. Fernando Maidana, oriundo de Bragado y asistido en Junín atravesó duros momentos durante LOS dos meses internado en La Pequeña Familia

Por Redacción Grupo La Verdad

En diálogo con Radio Junín, el doctor Fernando Maidana admitió que su estado atravesó “un estado de gravedad importante”, donde fue trasladado desde su lugar de residencia en la ciudad de Bragado hacia la Clínica La Pequeña Familia donde permaneció alrededor de 60 días asistido.
“Este no es un virus más”, sino “uno de aquellos que te puede llevar a la muerte”.

RELACIÓN DIRECTA

Admitió que “yo venía trabajando mucho con pacientes Covid-19” y “si bien teníamos la protección fueron muchas horas de exposición. En las últimas dos semanas previas a enfermarme, estuve diez días de guardia cubriendo a muchos compañeros, muchos de ellos que se habían infectado, asumiendo la responsabilidad ante parte de la problemática que tenemos en todas las ciudades de la Provincia. Sabemos que se da que un médico de Terapia o de Guardia cae infectado y es muy difícil reemplazarlo”.
El equipo de Sanidad (médicos, enfermeras, de limpieza, etc.) están atravesando una circunstancia muy especial y se ve “en la cantidad de horas que trabajan, incluso para cubrir a sus compañeros” lo que “los lleva a una exposición mucho más prolongada”.

CASO PERSONAL

Maidana contó que, “en mi caso también tuve la intercurrencia de tener cierto rechazo al tratamiento” porque “a mí me pasaron plasma, que es la opción indicada y es lo correcto, pero hice una reacción adversa al plasma que es muy rara. Ello me complicó la situación sumada a la neumonía que ya tenía por el Covid”.
“Yo no tengo factores de riesgo (comorbilidad). Hago mucha actividad física. Creemos que estuve infectado mucho antes de la manifestación concreta de la enfermedad y habría tolerado mucho la infección. Incluso cuando me interné tenía los dos pulmones comprometidos y estuve trabajando hasta poco antes”, explicó.

TRABAJO EXCELENTE

Maidana resaltó que “el trabajo de mis colegas fue excelente” porque “a través del trabajo con el respirador” demostraron lo que se consigue. “Antes, los casos de tanta gravedad como el mío, tenían otro final”.

LOS SUEÑOS

Maidana contó que durante el período de sedación tuvo muchos sueños. Incluso soñando con el propio personal de la Clínica.
“Tuve algunos sueños como en los que vi a mis pacientes que ya no están, que han fallecido, en medio de una luz blanca muy fuerte, y yo los veía y estaban bien. Yo les decía a los médicos (en el sueño) que me dieran un tiempo más que yo iba a salir. Después de eso desperté”.
Cuando uno está con un paciente en Terapia Intensiva, “siempre supone que él escucha (por eso les decimos a los familiares que les hablen) y hoy estoy convencido que en esa circunstancia escuchás, percibís y recordás”.
“Muchos fueron los que rezaron por mí (yo soy creyente) y creo que esa energía, esa Fe y esa oración ayudaron a salir”.

CONCIENCIA

“Hay que tomar conciencia que el Covid nos puede tocar a cualquiera y que, si bien algunas personas lo pueden pasar como asintomáticos o leves dependiendo de la carga viral, hay muchos que lo pasan mal”.
-Por último resaltó que si bien las personas mayores son las que más lo padecen, también hay personas jóvenes que llegan a la muerte.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin