Press "Enter" to skip to content

Trabajos de desarme y limpieza en lo que quedó del galpón que se derrumbó en calle San Martín

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-En estos días se iniciaron las tareas luego que la Justicia lo autorizara

A poco más de dos meses de que un fuerte viento causara el derrumbe del galpón de calle San Martín al 1800, esta semana comenzaron los trabajos de remoción de las estructuras y escombros que habían quedado en el lugar.
De hecho al pasar por allí es fácil darse cuenta que en estos días se estuvo trabajando y de alguna manera representa tranquilidad en los vecinos quienes en más de una oportunidad se habían mostrado preocupados por el riesgo que esto implicaba.
Sin embargo lo que había que tener en cuenta es que para arrancar con esas tareas se debía aguardar el “ok” de la Justicia, ya que se trata de un inmueble que era un punto de litigio entre CLC, la firma que alquilaba, y la sociedad anónima que resulta ser propietaria.
En 2018, durante un temporal, la pared frontal del galpón ya había quedado un tanto inclinada aunque los especialistas afirmaron que no existía riesgo alguno de derrumbe.
Casi tres años pasaron para que en circunstancias meteorológicas similares, gran parte de la estructura se viniera abajo.
Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas, ni heridos, pero si algunos autos que estaban estacionados en inmediaciones sufrieron daños.
La Municipalidad tomó intervención y se labró el acta contravencional y desde el área de Inspección General, se procedió a remitir al Juzgado de Faltas para que se llevaran a cabo todas las actuaciones administrativas.
En el medio salió a la luz el conflicto judicial que tenía por un lado a la firma CLC, que alquilaba el local donde estaba el supermercado y ese galpón para usarlo como depósito; y por otro los propietarios que no tenían la llave del lugar porque el inquilino debía varios meses de alquiler.
Es importante mencionar que para empezar a mover lo que había quedado de ese inmueble, hubo que esperar por una orden de la Justicia.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin