Press "Enter" to skip to content

Tres perlas en un mar de sanata

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Marcelo Elías

Un discurso plagado de informaciones inexactas, por no decir mentiras, propuestas grandilocuentes de realización casi imposible y negador de realidades duras, como el ajuste en marcha y en vías de profundizarse, caracterizaron la disertación del Presidente.
-La idea que nuestra historia de frustraciones comenzó en el 2015, la negación de responsabilidades y cierto nivel de agresión en el discurso presidencial, no son compatibles con los llamados a la “UNIDAD”, salvo que ésta se refiera sólo a los sectores del Frente de Todos.
Pero en ese derroche poco creativo donde los “últimos serán los primeros”, podemos rescatar tres anuncios que entiendo se concretarán a la brevedad y significan avances concretos y saludables.
La eliminación de los fondos especiales de la AFI y sus funciones más oscuras bien definidas como los sótanos de la democracia. En éste tema sólo le faltó mencionar que es una herencia de su Vicepresidenta.
La apertura de los documentos clasificados en la causa AMIA es una medida para celebrar, sin entrar en ningún tipo de consideraciones negativas respecto al pasado, como las realizadas durante mucho tiempo por el Presidente.
La promesa de enviar un proyecto para establecer la legalidad de la interrupción voluntaria del embarazo y el acceso irrestricto al sistema de salud para la realización de las prácticas correspondientes, superando la negación del gobierno de Cristina.
Hubo otras referencias positivas, como las reformas judiciales o la decisión de trabajar fuerte en el MECOSUR, pero….en ambos casos hay que disipar nubarrones.
En lo judicial las últimas iniciativas presentadas en el Parlamento por legisladores kirchneristas y la actitud sectaria en el tratamiento de modificaciones a los regímenes especiales de la justicia y la cancillería.
Respeto del MERCOSUR y más concretamente de Brasil, a las contradicciones entre lo actuado por el Canciller y el Presidente, se le agrega el bochorno del embajador Scioli, una muestra cabal de lo peor de nosotros.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin