“Vemos en nuestra comunidad gente que está trabajando por el bien común, en forma comprometida, responsable y con gran capacidad de trabajo”

• Esa es la mirada de la presidenta de la Fundación Le Utthe, la Prof. Clarisa Bielsa.
• En una nota brindada a nuestro medio, realiza un balance del trabajo y los valores tanto de la empresa, la fundación y nuestra comunidad.

Desde que Le Utthe naciera como empresa con arraigada tradición familiar en 1982 en Bragado, la firma ha crecido y contribuido al desarrollo de nuestra comunidad siempre inspirada en las tendencias de la moda internacional y las re-significa a los requerimientos e idiosincrasia del mercado nacional. Hoy cuentan con una planta de más de 10.000 m2 donde trabajan 400 empleados, con el equipamiento necesario para desarrollar todos los procesos de la prenda, partiendo desde la tela hasta el producto terminado, aplicando tecnología de punta en talleres de corte y moldería, bordado, estampería y lavandería y con más de cincuenta locales exclusivos en todo el país.

La firma familiar podría haberse quedado ahí, pues generar trabajo para nuestra comunidad es muy importante. Sin embargo, la empresa decidió apostar a colaborar con el desarrollo de nuestra comunidad, creando su propia fundación que hoy está presente en múltiples acciones en nuestra comunidad. Por esa razón “La Voz” dialogó con Clarisa Bielsa, quien se encuentra al frente de la Fundación Le Utthe, para comprender el enfoque social y el mensaje que busca transmitir en nuestra ciudad.
Al consultarla en relación al enfoque con el que Le Utthe mira su presencia en el quehacer diario de nuestra ciudad, Clarisa nos respondió “La empresa, en su compromiso hacia la comunidad de Bragado participa desde un enfoque de responsabilidad social empresaria, no con acciones benéficas ni asistenciales sino aquellas que apuntan al desarrollo de las personas e instituciones de nuestra comunidad y siempre con la mirada en la educación y la capacitación como motor del desarrollo”.

LOS VALORES REFLEJADOS POR LA EMPRESA Y LA FUNDACIÓN

Consultada sobre cómo se reflejan los valores de la empresa en la Fundación y como buscan trasladarlos a la comunidad, Clarisa nos explicaba “La que hoy se llama CONBRA SA es una empresa familiar del rubro indumentaria fundada en 1982 por mi hermano Carlos (Cala) Bielsa y su entonces novia Araceli Bolognini. A medida que fueron creciendo empezaron a viajar buscando adelantos de la moda en cada temporada, nuevas ideas que pudieran recrear aquí en Argentina así como también la tecnología requerida para llevarlas a cabo. Eso implicó un camino de esfuerzo, perseverancia y aprendizaje, así como desarrollar la capacidad de adelantarse a los cambios”.
Agregó: “Vendiendo en forma directa al consumidor, pudieron darle más volumen a la producción haciéndola cada vez más eficiente. En ese camino de crecimiento, mis hermanos fueron incursionando en otras áreas y, las vueltas del destino, esas áreas los llevaron a cultivar algodón en nuestro país, algodón que gracias al salto tecnológico dado en la empresa, hoy es posible empezar desde la semilla hasta el producto final, el que ha sido hilado, tejido y terminado en la fábrica”.
Nos comentó entonces “Este proceso de punta a punta no es habitual en el mundo. Además, dado el volumen de trabajo se empezó a pensar en el reciclado del desecho textil de corte que se produce en la propia fábrica. Entonces, me preguntás por los valores. Te diría aquellos que impliquen esfuerzo, compromiso y responsabilidad con la tarea, profesionalismo, educación y capacitación permanente. Respeto, por el otro, por la comunidad, por el ambiente”.

LOS PROGRAMAS DESARROLLADOS DESDE LA FUNDACIÓN LE UTTHE

Al consultarla respecto a cuáles han sido los programas que, desde la Fundación, han trabajado este año y qué resultados han observado, Clarisa nos manifestó: “Nos propusimos intervenir en tres áreas: salud educación y ambiente. En el ámbito de la salud se mejoraron los componentes de imagen y accesorios para la cirugía laparoscópica en el hospital San Luis. En el área de ambiente colocamos el riego en la plaza del barrio la unión trabajando en conjunto con la Municipalidad, la Asoc. Barrial y con la ONG Ambiente en Red. En el área de educación, empezamos a pensar acciones inicialmente y en los que constituye una preocupación mía, que es la brecha tecnológica, tanto de conectividad como de habilidades requeridas”.
En esta línea profundizó explicando: “Nos propusimos desarrollar cursos de programación y robótica para niños y adolescentes. Hicimos una importante donación a la Cooperadora de la Escuela Técnica para el equipamiento de su taller de programación y robótica, ampliándolo para poder formar más equipos de estudiantes, que llegaron a competir y desarrollar distintos robots. También le donamos una cortadora de plasma para chapa, lo cual implica un muy interesante salto tecnológico para la formación técnica de los chicos”.
Agregó: “Por otra parte nos interesa especialmente la cuestión de discapacidad e inclusión, de hecho en la empresa trabajan personas con alguna discapacidad y colaboramos en el equipamiento necesario de la Escuela Equality para ampliar su oferta educativa más allá de los 15 años. Algunas otras intervenciones fueron, la del fomento de la lectura en Educación Primaria e interacción con la autora de los libros. La receptividad fue enorme dada la respuesta rápida y específica frente a los proyectos que nos acercaron y en los que nos involucramos, realmente nos llena de orgullo. Los resultados, algunos son visibles inmediatamente, cómo riego y laparoscopio, otros hay que darles tiempo. Quisiéramos haber podido desarrollar robótica y programación para escuela primaria, pero nos encontramos con la dificultad de no conseguir docentes para ello, ya se va a dar”, expresó la titular de la fundación.

LA MIRADA DE LA FUNDACION PUESTA EN LA COMUNIDAD

Al preguntarle respecto al momento de decidir participar o contribuir en algún aspecto de la comunidad, qué es lo que buscan como empresa y cuál es el mensaje que tratan de reflejar, Clarisa Bielsa puso el énfasis en “Buscamos gestionar recursos en forma eficaz y eficiente para lograr los objetivos propuestos, que siempre tienen que ver con mejorar la calidad de vida de la comunidad. Al mismo tiempo queremos que los objetivos comunes se pueden lograr con confianza, planificación y honestidad”.
Por otra parte, al momento de preguntarle sobre los valores que ven en la comunidad de Bragado que podrían equipararse con los de Le Utthe y su fundación, Clarisa nos expresó “Nosotros vemos día a día en nuestra comunidad gente que está trabajando por el bien común, en forma comprometida, responsable y con gran capacidad de trabajo”.

LA MIRADA A FUTURO DE LA FUNDACION

Al preguntarle respecto hacia donde cree que avanza la fundación para los tiempos que vienen y cuales crees que serían los ejes a trabajar, Bielsa expresó “Los ejes seguirán siendo los que definimos en el estatuto de la Fundación Le Utthe: salud, educación y cultura y ambiente. Hacia dónde avanza, estimo que a fortalecernos en cada uno de ellos, con intervenciones efectivas, siempre pensando en aquellas con llegada inmediata a los miembros de nuestra comunidad”.
Al momento de solicitarle una reflexión final Clarisa Bielsa nos diría “No soy futbolera en absoluto, pero los últimos acontecimientos han realzado precisamente lo que venimos hablando. Trabajo en equipo, perseverancia, voluntad de trabajo, aprendizaje permanente para hacer frente a los desafíos que la vida nos propone, y que para el logro de objetivos y resultados, el recorrido importa. La meta importa tanto como el recorrido”.

Compartir en: