Press "Enter" to skip to content

Volvió el tren: un festejo popular moderado por el temor a la pandemia

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Vecinos se acercaron hasta la estación para vivir en familia el retorno del ferrocarril, tras ocho meses de espera. Sin embargo, el clima de incertidumbre por la situación sanitaria puso un freno a las expresiones de alegría colectiva.

Como había ocurrido a mediados de 2019, el retorno del tren de pasajeros, que se concretó en los primeros minutos de la madrugada del sábado, se vivió en Bragado como un acontecimiento largamente esperado que, finalmente, se hacía realidad.
El contexto, sin embargo, fue diferente al de hace un año y medio: en esta oportunidad, fueron ocho meses de interrupción del servicio y no cuatro años, y en aquel entonces la amenaza de una pandemia global e invasiva como la del COVID-19 no figuraba en los planes de nadie.
La certeza de que el servicio volvería algún día, apenas lo permitieran las condiciones sanitarias, y el temor colectivo a la propagación de la enfermedad, se combinaron para moderar las pasiones e intercambiar una postal de un andén desbordado por los abrazos interminables por otra en la que el distanciamiento entre las personas y los aplausos temerosos se revelaron como los elementos predominantes.
Hubo otras diferencias, aunque exclusivas del campo de la política: no fue, en esta ocasión, el intendente Vicente Gatica quien bajó de la formación en un gesto triunfal, sino el ex diputado peronista Darío Duretti, que hacía apenas unas pocas semanas, en el mismo escenario, se había mostrado en una videoconferencia con el ministro de Transporte nacional, Mario Meoni, en una especie de anticipo de lo que estaba por ocurrir.
Tampoco viajaba a bordo del ferrocarril Marcelo Orfila, el por entonces presidente de Trenes Argentinos -en la recta final del gobierno de Mauricio Macri, sino el actual gerente de operaciones de la empresa estatal, Marcelo Sánchez, quien al pisar suelo bragadense compartió con los medios presentes las intenciones de la administración nacional de ampliar las frecuencias en la traza de la línea Sarmiento, que parte desde Plaza Miserere, en la Capital Federal, hacia el interior provincial.
Unas 173 personas tuvieron el privilegio del «viaje inaugural», en el primer servicio del principio de la pos-pandemia: unas 9 descendieron en Mercedes; 15 lo hicieron en Suipacha; 78 bajaron en Chivilcoy; 7 en la Estación Andrés Vaccarezza (Alberti); 8 en Mechita; y 56 en Bragado.

Momentos finales del retorno del tren de pasajeros. La fiesta se vivió en paz y con cierto temor al COVID-19.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin