Press "Enter" to skip to content

Yésica Coggi, la hija del campeón: es promotora de boxeo y cuenta cómo es trabajar con una leyenda de este deporte

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Tiene 32 años y pasa sus días junto a su padre, Látigo Coggi, en el gimnasio que tienen en Brandsen -“No sabemos hacer otra cosa”, le dijeron.

Por Sergio Chiarito.

La familia Coggi empezó a estar ligada al boxeo desde que a Juan Martín se le dio por probar la potencia de su temible zurda. Con el paso del tiempo, ese humilde chacarero de Brandsen se convirtió en un boxeador destacado a nivel nacional que contaba con un pilar fundamental, su esposa Alicia. Siendo una pareja unida, fueron en busca del título mundial soñado. Y el noble Látigo Coggi cumplió al pie de la letra la ruta trazada por el maestro Santos Zacarías. Y la hazaña llegó el 4 de julio de 1987, cuando en Sicilia se quedó con el cinturón Welter junior al noquear al napolitano Patrizio Oliva. Y en los reiterados festejos de ese peleador salvaje, era muy común ver sobre los hombros del campeón al pequeño Martín. Ese niño que con el paso del tiempo se convirtió también en profesional. El mismo que hace unos meses era uno de los animadores del boxeo argentino actual.
Pero esta familia tiene a una integrante más, para que se mantenga y perdure la pasión por el boxeo. Se llama Yesica. Es la hija del viejo campeón mundial. Con 32 años está relacionada a este deporte desde una arista claramente diferente. Ella se encarga de representar y promover a los jóvenes valores que se entrenan bajo las órdenes de su papá, en el gimnasio ubicado en el corazón de la ciudad de Brandsen. “Hace cuatro años empecé a ser promotora, costó tomar la decisión, pero una vez que empecé a trabajar me sentí cómoda… eso sí, mi viejo es de la vieja escuela y en cosas tontas discutimos mucho”, explica.
Látigo Coggi, de 59 años, explica cómo es trabajar con su hija: “Tenemos nuestras diferencias, discutimos mucho. Así que trato de ser la cabeza en el gimnasio y que ella se desenvuelva, que sufra sus golpes en este nuevo camino que está tomando”. A pesar de su juventud, es querida y respetada en el ambiente. Y por el momento esta tarea le está dando algunas alegrías. Porque hace un par de meses uno de sus representados, Nicolás De León logró ganar el título argentino Ligero. Motivos importantes para tomar impulso y ponerle mucha más energía a su difícil tarea.
Es la nueva cara de la familia Coggi. Cada vez que organiza un evento, cuenta su madre, adelgaza tres o cuatro kilos de los nervios que le provoca. Es la hija del campeón quien con gran sutileza dice, “somos Coggi, no sabemos hacer otra cosa, es nuestro mundo, es donde nacimos”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin