Abrazos que Calman y Lorena Ferrer regalaron abrazos a la comunidad

Durante esta semana, Lorena Ferrer junto a la Fundación Abrazos que Calman estuvieron en la plaza 25 de Mayo regalando abrazos a la comunidad con la frase “regalo abrazos”. Se trata de una actividad solidaria que realiza Lorena desde hace años.
“En estas fechas tan especiales, donde la mayoría estamos más vulnerables, sensibles, donde nos cansamos de enviar y recibir lindos mensajes llenos de paz y amor, pero que poco se practican, los invito a practicar la Abrazoterapia. Hay mucha gente triste, cansada, creyéndose sumergida en una gran depresión, ¡cuando en realidad sólo le hace falta que alguien la abrace!”, fue el mensaje que expresaron al momento de la actividad.

Lorena Ferrer recordó que esto se inició en el año 2018 junto al Grupo de Inteligencia Emocional de ese momento; el año pasado lo realizó la Fundación Abrazos que Calman y este año la invitaron a sumarse a Lorena.
La convocatoria fue el 20 de diciembre, debido al aniversario del fallecimiento del hijo de Nancy, de la familia Andrés, de la fundación Abrazos que Calman. Este año organizaron para honrar el legado en el aniversario y, en esta ocasión de sumaron voluntarios de PapelNonos e integrantes de la Peña Los Gauchos del Bragao.
Y expresó Ferrer: “fue un día de emociones; hicimos budines para compartir y veíamos que a la gente le costaba acercarse, siento que les costaba mucho el acercamiento y el abrazo, no sé si será por la pandemia o el hecho de que no estamos acostumbrados a abrazar, algo que es tan sanador porque un abrazo de tres minutos libera la oxitocina y hormonas de la felicidad, un abrazo tiene muchos beneficios”.

También mencionó con emoción que “entendemos que es una fecha con demasiada vulnerabilidad y sensibilidad por eso es importante hacer estas cosas para llegar al otro a la gente que por ahí se sienta sola, y esto que hacemos de llegar en el momento justo sentimos que genera sentirse acompañado, un abrazo siempre es contenedor, te remite a sentirse seguro y, a veces las palabras sobran o no sabemos qué decir frente a una situación, y yo creo que un abrazo lo dice todo”.
A su vez, Lorena indicó que su año fue “un año de actividades compartidas con instituciones: con Rotary, con el Grupo de Participación Comunitaria en las colectas de sangre y de registro de médula ósea que hicimos a mitad de año, para el Día del Niño hicimos un evento solidario junto a PapelNonos y la Fundación Abrazos que Calman; en lo personal me sumé a los dos talleres regionales que hizo la Fundación. Creo que es válido participar en estas actividades con las instituciones, siempre se puede cuando los objetivos son claros y vamos todos para el mismo lado”.

Compartir en: