Atleta bragadense en Venado Tuerto

-La carrera fue dedicada a Diego Ossorio

Dialogamos con Jesica Bauza y Dora Estévez, la atleta compitió en Venado Tuerto. Expresó que es un acontecimiento muy lindo, que se hace todos los años por su aniversario. Ella estuvo el año pasado y este 2022 quiso volver, ya que habían vivido una gran experiencia”.
“En particular esta carrera fue muy especial para mí, porque quise dedicársela a Diego, muchos sentimientos encontrados durante la misma, fue muy emotiva y con buenos resultados también”, menciono la atleta.
Era una carrera que ya tenía en vista, cuando salió el programa. Así que fueron dos meses antes de preparación. En el transcurso sucedieron cosas, como el Covid y la recuperación, “no pude llegar en mejor estado y forma, pero hicimos todo lo que pudimos”.

Llegaron bien, aunque en el camino cuando se largó la carrera (a los dos kilómetros) reapareció una lesión que tiene Bauza hace ya varios años, “pero yo esta vez quería correr igual, llegar como sea, trotando, caminando, porque tenía algo personal que cumplir”.
Ella se lo quería agradecer a Diego Ossorio, porque él siempre ha estado a su lado. “Teníamos que llegar, en el camino decía, Diego dame llegar”.
Por su lado, Estévez, menciono lo emocionante que era esto para ella y su familia. “El agradecimiento a Diego yo lo tengo”.
Ella no estaba enterada del plan que tiene Jesica, y minutos antes de largar la misma le entregó el cartel de agradecimiento y “fue un golpe bajo. Porque es muy reciente todo, nadie espero esto tan rápido, que se fuera tan joven. Los agradecimientos hay que hacerlos en vida. Pero a veces el destino te depara estas cosas y te sorprende, cómo nos sorprendió a nosotros. Ella me sorprendió gratamente, que tenga esos valores de ser agradecida”. Diego estuvo presente tanto en el deporte como en su vida personal.

Él era un periodista muy conocido por todos, siempre estaba del otro lado esperándote para hacerte una nota. Lamentablemente este año partió, por una enfermedad que le tocó enfrentar. “Hace más de 20 años que lo conozco”.
Cuando se lo dio y vio que no podía correr, que había parado en los dos kilómetros, “fue muy fuerte, pero muy lindo”. Fue un orgullo muy grande para su madre, todo esto iba más allá de los resultados deportivos, fue mucho lo vivido. “Me emocionan mucho sus valores y que sea agradecida”.
Se encuentran felices de haber podido abrazar a la familia del mismo y darle las gracias que no pudieron darle a él.
Jesica espera poder recuperarse, seguir entrenando y nunca bajar los brazos, esperando que salga alguna carrera, aunque todo dependa de su salud.

Compartir en: