Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Eliana Alsina y Mauge Calbet

-Integrantes de la Juegoteca Comunitaria “nada en su lugar”
-Realizarán un Festival Criollo el 10 de julio, en el barrio “Las Violetas”

Dialogamos con Eliana Alsina y Mauge Calbet, dos de las organizadoras de la Juegoteca Comunitaria “Nada en su Lugar”, un proyecto autogestivo, surgido en 2016, que tiene como bandera visibilizar el juego en las infancias como un derecho, pero también un espacio que fomente y recupere el jugar comunitario-familiar, promover el desarrollo integral y la inclusión social.
Cabe mencionar que todo el equipo que está detrás de este gran trabajo social, lo realiza de forma voluntaria, autogestiva y comunitaria, conformado por trabajadoras sociales, música-terapeutas, maestras, habiendo realizado, la mayoría de ellos, la formación de formadores lúdicos comunitarios.
En estos casi 7 años de trabajo a la sociedad, han realizado intervenciones territoriales (en diferentes clubes) e intervenciones itinerantes en las plazas y espacios públicos, con el objetivo de poder llevar la Juegoteca a lugares donde no llega o las infancias no se pueden trasladar, generando una posibilidad de poder crear y acercar el jugar como un derecho colectivo y comunitario.

Entrevista a Eliana Alsina y Mauge Calbet

El proyecto se financia a través de este tipo de actividades, con bonos contribución, venta de guiso y masas, entre otras cosas. Todo lo que se recauda es para solventar los gastos de la merienda que les brindan a los chicos del barrio y para la compra de materiales lúdicos y didácticos o artículos de librería, porque también están brindando apoyo escolar. En relación a esto último, cuentan que este año comenzaron a dar apoyo escolar a los niños que van a la Juegoteca porque, en el jugar, percibieron cuestiones del proceso pedagógico que requerían cierto apoyo y, en ese sentido, decidieron abrir ese espacio, que funciona todos los martes.
Además, todos los miércoles de cada semana realizan actividades para las infancias que concurren habitualmente.
“Si bien existe la posibilidad de jugar durante toda la vida, muchas veces nos preguntamos: por qué defender el derecho del niño a jugar y cuál es la importancia del uso de este derecho en el desarrollo de los niños y su futuro. Los niños juegan como forma de aprender el mundo, conocerlo, ejercitar y desarrollar destrezas, estimular su inteligencia y, además, conectarse con los seres que los rodean y afectan creativamente.”
En cuanto al Festival Criollo, nos cuentan que el primer guiso patriótico lo realizaron en el año 2018, en el Club “Ultimo foco”. En ese momento, ahí estaba funcionando la Juegoteca, y lograron desarrollar un trabajo territorial importante en el barrio.

Entrevista a Eliana Alsina y Mauge Calbet

Este año comenzaron a hacer base en el barrio “Las Violetas”. Añaden que la actividad del domingo 10 de julio justamente está organizada entre la Juegoteca y la Comisión del barrio, ya que, al ser nueva, necesitan juntar fondos para hacer refacciones en el salón y demás.
La actividad comenzará a partir del mediodía y habrá venta de porciones de guiso de lentejas y música en vivo. El valor de la porción es de $600 y, quienes quieran retirar la suya, pueden encargarla hasta el día 7. Quienes quieran compartir el almuerzo en el salón del barrio, deben hacer una reserva. Los artistas que estarán tocando en vivo son Diego Aliano y Tataka Ta Chicca. También va a haber juegos de mesa y rincones de juegos para los más pequeños.
Para finalizar, Eliana y Mauge expresan: “Es una actividad no sólo para recaudar fondos, sino de encuentro, como es también el espíritu de la Juegoteca: generar el sentido de pertenencia en los ámbitos comunitarios. Están todos invitados, es abierto a la comunidad. Es un espacio para compartir.”

Compartir en: