Entrevista a Florencia Scotti y su emprendimiento ecológico “Restos”

Florencia es Licenciada en Diseño e Indumentaria, recibida en la Universidad del Este de La Plata.

“Restos” es un emprendimiento que busca transformar los desechos de lonas de camión en productos de calidad, atemporales, funcionales y sin género. Al mismo tiempo que busca minimizar la huella de carbono.
La técnica que utiliza es la del súper-reciclaje, logrando que el tiempo de producción sea mucho mayor a la que un producto industrializado. Para ella es un proceso totalmente artesanal.

Los productos son únicos ya que, generalmente, no recibe dos piezas de lonas iguales, porque varían los colores, las marcas impresas del propio material, entre otras cosas. Por el momento diseña materas, cartucheras, bolsos y la idea es que, con el tiempo, -de acuerdo a las necesidades de la gente-, pueda ir ampliando ese abanico, como mochilas, porta-notebooks y demás elementos funcionales de uso cotidiano para transportar objetos.
“Restos” nace a gestarse en 2019, como un proyecto de investigación para su Tesis. Su determinación e iniciativa termina de concretarse luego de ver la película documental “El verdadero costo” que, cuenta Florencia, el desarrollo de la trama trata sobre “el detrás” y los aspectos negativos en la Industria de la moda. Indicó que esa información la impactó y, a partir de ahí, comenzó a motivarse por seguir profundizando sobre el tema y a participar de charlas, buscar materialidades y marcas que sean sostenibles. En ese momento, el objetivo de la investigación de su tesis comenzó a ser la posibilidad de brindar algún tipo de solución al problema ambiental.

“La elección de la materialidad tiene que ver con lo que ha sido mi familia, cómo están relacionados al rubro del transporte. Entonces, era algo totalmente cercano que, de alguna manera, conocía. Y eso fue lo que me motivó a empezar a investigar”, relata.
Añadió que, en cuanto al proceso creativo y de producción, fueron tres años de investigar, de estudiar, de probar el material y proyectar lo que hoy es “Restos”. Ese tiempo que llevó en concretarlo tiene que ver con el hecho de que la materialidad es totalmente nueva para lo que es el mercado actual de los contenedores. “No conozco una marca que esté reutilizando este tipo de material en Argentina. Así que para mí fue todo un desafío. Y recién en abril de este año la marca fue lanzada al mercado.”
El emprendimiento es totalmente autogestivo, es decir que Florencia se encarga de todas las etapas previas y posteriores: selecciona la materia prima, contacta a los proveedores, lava el material, diseña los productos, realiza las muestras, tiza, corta, confecciona cada uno de los productos, y también trabaja en el área de Marketing, manejando las redes y tomando las fotografías para difundir los resultados.

Con respecto a su aporte ecológico, expresa: “Nuestro modelo de diseño y producción es circular. Es decir que, a través de la reutilización de estas lonas se puede alargar su ciclo de vida al reintroducirlas en la cadena de producción. Esto permite que se reduzca el impacto ambiental del material que se iba a desechar, que se disminuya la necesidad de utilizar nuevos recursos y, en consecuencia, se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.
Actualmente, reutilizamos las lonas obtenidas localmente en Bragado evitando, de esta manera, que estos desperdicios terminen siendo depositados e incinerados en el basural a cielo abierto que hay en la ciudad”.
Cabe mencionar que la lona es un tipo de plástico. Está confeccionada con poliéster de alta resistencia y recubierta en sus dos caras con PVC. Al combinarse dos tipos de plásticos para su confección, no puede ser reciclado. Es decir que el único modo de alargar su ciclo de vida es reutilizándolo, por eso remarca la importancia del concepto de la “economía circular”, en donde el desecho se transforma en materia prima para crear un producto de calidad. En Bragado, estos materiales terminan siendo depositados en el basural a cielo abierto, donde generalmente los residuos ahí terminan siendo quemados para disminuir volumen
Florencia utiliza dos tipos de lona para el desarrollo de los productos: unas son las pre-consumos y otras las lonas post-consumo.

Nos cuenta que las lonas pre-consumos serían los descartes que se generan cuando se realizan las lonas a medidas para los acoplados y camiones y las lonas post-consumo serían la que, tras haber sido utilizada por un período de tiempo, ya no sirven para proteger la mercadería trasladada, es decir, para el fin con la que fue creada, pero que sí puede ser reutilizada para otro fin. No toda lona post consumo puede o tiene la posibilidad de ser reutilizada, ya que la intemperie hace que esa lona se endurezca, se resquebraje. En ese sentido, realiza una selección para encontrar, entre las lonas que le llegan, cuál es la que tiene la calidad que ella quiere para sus productos ya que, por más que esté usada, conserva sus propiedades originales.
Para finalizar, Florencia pide colaboración para quienes quieran donar o vender lonas de camión y así llegar a lugares o casas donde no ha llegado aún. Se puede comunicar a través de la red social de Instagram @restos.arg.

Compartir en: