Escuela equitación… Juana Chas y su sueño cumplido

Por Alberto Murno

Una visita y una pequeña charla con Juana Chas en Bragado, ese apellido enseguida lleva a la mente a pensar en el campo y los caballos.
Este diario pudo dialogar, mates de por medio, en una tarde de mediados de enero, ya casi a fin de mes, viendo ese fascinante lugar, ubicado en el camino real a Olascoaga, a 2500 metros de la vía. Hay bastante pasto, gracias a los pocos milímetros, que aún no son suficientes para la extraordinaria seca que desde hace 2 años afecta esta parte de la provincia de Buenos Aires, pero igualmente es abundante para los caballos y hace que el lugar tenga ese toque verde que muestra a la naturaleza en su esplendor.
Ahora nos trasladamos a ese mundo, en el que Juana nació, se crió y sigue el legado de su madre, que tiempo atrás nos contaba montó hasta los 85 años, sus hermana y sobrinas también siguen relacionadas con los caballos: el endurance, el salto…

Juana nos cuenta que, “a los 18 años con mi madre, que ya daba clases, comencé yo también haciendo lo mismo en Chivilcoy”, y luego en nuestra ciudad lo hacía en Bragado Club, que por aquel entonces tenía una escuela de equitación, con una buena cantidad de alumnos. “Ya a los 24 años me casé y me fui a vivir a La Pampa, dónde también inicie una escuela”.
Chas continúa: ”Fue un “boon” en ese momento con la cantidad de alumnos que teníamos, ganamos cantidades de concursos, era una maravilla teníamos un lote de petisos y ganábamos todo, con alrededor de 45 alumnos, entre chicos y grandes”. Juana también nos comenta hacían torneos de equitación en la temporada de verano en la ciudad de Pinamar.
Retomando, líneas arriba nos comenta “ Bragado Club tenía una gran escuela de equitación con muchos caballos, tenía una ubicación fantástica, además de contar con unos cuantos corrales, funcionó hasta principios de los ‘80”. Siempre junto a su madre abre una escuela dónde esta el campito del Agrotécnico donde contaban con varios alumnos.

“Luego cumplí el sueño de tener mi propia escuela, que es dónde está funcionando actualmente. A Dios gracias cuento con plantel de gente joven y algunos adultos que les gusta pasar un momento agradable y que tienen ganas de aprender, hacer equitación o simplemente montar», -muchas personas nunca tuvieron la oportunidad de aprender a andar a caballo y lo hacen; no importa la edad, siempre vale la idea de aprender algo nuevo-.
“Nuestra idea en poder continuar en forma permanente, con la pandemia dejé de dar clases, y volví a principios del año pasado con las clases continuas, y este año quiero darle un nuevo impulso”.
-“La edad para comenzar es a partir de los 8 años en adelante, ya que cuento con los caballos adecuados, para salto, equitación o gente adulta que quiera adentrarse en el fantástico mundo de los caballos»
A 2500 metros de la calle Sarmiento, por Macaya yendo hacia Olascoga, se encuentra el establecimiento y el lugar perfecto para comenzar a tener el contacto con los caballos. El teléfono es 2342-481649.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *