La gordo-fobia en el deporte

Vivimos en una sociedad donde nos enfrentamos constantemente ante la crítica, el qué dirán, donde ser flaco está bien y estar gordo es enfermedad, falta de salud e impedimento ante la vida cotidiana.
Para dar más visibilidad acerca del tema dialogamos con la Licenciada en Nutrición, Jimena Martorelli, quien día a día dedica sus redes sociales a dar recetas, mostrar procesos de sus pacientes, el propio, pero a su vez realiza posteos donde habla temas tan importantes, como lo son la gordo fobia y en este caso, en el deporte.
Ejerce hace ya 10 años en Bragado y se dedica más que nada a obesidad y patologías varias, como la diabetes, presión alta, triglicéridos, colesterol, entre otros, enfocado en niños, adolescentes, adultos.
“Elegí mi carrera de nutricionista porque siempre tuve problemas de sobrepeso y siempre jugué al pádel profesional, en este momento estoy en semiprofesional, la gordo-fobia tanto en el deporte como en la profesión fue muy dura”.

Cuando decidió que esto era lo que quería para su vida era muy chica, fue con una profesional que a la hora de atenderla tuvo malos tratos hacia ella. “Me decía que dejara de comer como si fuera tan fácil”, entonces ella pensó que “si uno puede hablarle de otra manera al paciente y puede ser más empático, ponerse en el lugar del otro, también puede ayudarlo pero desde otro punto”, ella desde su experiencia puede comprender a sus pacientes, posicionarse en su lugar y en base a eso ayudarlo, transmitirle que a ella le pasó o le pasa y que juntos pueden encontrar una solución, de allí surge una forma de ver la nutrición como “no dieta”; una idea en la que trabaja día a día, donde enseña que no tiene que tener un principio y un final, ya que genera frustraciones, si no que busca lograr un cambio de hábitos.
“En esta profesión siempre tenés el dedo acusador de que, si sos nutricionista debes que ser flaca y obviamente lo que tenemos que entender es que, la obesidad es una enfermedad y como tal hay que tratarla de esa manera, entonces al ser una enfermedad no es tan fácil de curar, nosotras las nutricionistas también podemos sufrir de sobrepeso, es difícil y es una lucha diaria”.
Hablamos de discriminación cuando se juzga a una persona que practica por deporte por como se ve y no por lo que es capaz de lograr, también cuando a pesar de que un deportista o practicante cuenta con técnica, habilidad, fuerza, flexibilidad es juzgado con la típica frase “no tenés el cuerpo, mejor dedícate a otra cosa”.
Jimena intenta mostrar cual sería la forma de que ayudemos a combatir algo que nos atraviesa y nos debería de importar a todos.
“¿Cómo podemos ayudar a cambiar esto?
• Practicando el respeto por la diversidad corporal.
• Luchando contra la discriminación de peso.
• Educando a cuidar su cuerpo para estar bien, no sólo para verse bien.
• Reflexionando qué comentarios y actitudes gordo fóbicas fomentas.
• Reflexionando sobre la verdadera esencia del deporte, más allá de lo estético”.

En su caso ella juega al pádel desde que tiene 6 años, su familia tenía cancha. Fue campeona provincial durante 5 años seguidos, llegó a jugar en primera con apenas 20 años, actualmente juega en la categoría 3 de damas, donde compite con chicas desde 14 años en adelante, es representada por una marca que realiza paletas en España, juega provinciales y nacionales durante el año y se entrena de 2 a 3 veces por semana.
Sostiene que en nuestra ciudad son muy pocas las mujeres que practican este deporte, lo que las expone a entrenar con hombres y se deben exigir más y más, “el mundo del deporte necesita ser más inclusivo, diverso, solidario y empático, necesita ser un espacio seguro para entrenar y crear, les cuento esto porque el cuerpo ideal es aquel que es capaz de entrenar con todo su potencial, sea cual sea la talla”.
Debemos poder ver más allá de una figura, no somos un peso, “el deporte necesita una revolución” remarca Jimena.
Para finalizar le preguntamos si veía una sociedad que se cuestione y enfrente al cambio, a lo que respondió “en este momento creo que estamos mejorando mucho con la gordo fobia en el deporte, y en la profesión, pero si considero que la gente está demasiada atenta al otro, continuamente viendo si la otra persona baja o no baja de peso, si hace deporte o no” haciendo comentarios hacia el cuerpo, basando la belleza en estar delgado, pero la profesional no pierde las esperanzas de que poco a poco esto ira cambiando, “en la ropa, en la profesión, en el deporte y en la vida, de a poco estamos mejorando”.
Fomentemos y formemos un mundo de amor, aceptación, empatía, sin opiniones negativas, rompamos esa barrera, esa zona de confort generada desde el odio y el señalamiento.

Compartir en: