Press "Enter" to skip to content

La importancia de una buena hidratación en los animales

-Por Miradas del Alma

Por favor hidratemos bien a nuestros animales de compañía y seamos solidarios con los que se encuentran en situación de calle.

La importancia de una buena hidratación en los animales

En primer lugar, es importante señalar que al no tener organismos similares, el proceso de transpiración de los animales es completamente diferente al nuestro, especialmente en el caso de los perros, cuya capacidad para eliminar toxinas a través de la piel se limita a las almohadillas que tienen debajo de los pies.
Por lo tanto, la única forma que tienen de eliminar los líquidos de la piel es la orina, por lo que es esencial que el agua que les des sea de buena calidad porque, por el contrario, podrías poner en riesgo la salud de tu animal.
Para hacer esto, le damos algunos consejos que le ayudarán
-Ponga el agua en un tazón grande, para perros, conejos, gatos u otro animal de compañía: de esta manera, la hidratación será completa y evitará que su animal siempre tenga sed después de haber bebido todo, un problema que se produce cuando el tazón es pequeño.
-En los días calurosos o de verano, es esencial que sirva el agua en un lugar a la sombra, porque cuando el animal está muy sediento, beber agua caliente puede causar daños.
-Del mismo modo, es esencial que el recipiente esté en perfecto estado y que cambie regularmente el agua.
-La hidratación es vital para la salud.
Si te estás preguntando por qué, debes tener en cuenta que el 60% del peso total de un perro o gato adulto está compuesto de agua, por lo que la hidratación es tan importante para nuestros animales.
-El agua es el elemento más importante para que nuestros pequeños amigos puedan llevar a cabo adecuadamente todos los procesos previstos por su cuerpo, fundamentales para su desarrollo físico y mental, así como determinar su crecimiento y fortalecer sus defensas inmunitarias.
En general, la cantidad de agua necesaria para cada animal varía en función de su peso; lo ideal sería 60 mililitros por kg. Obviamente, esta cifra aumenta cuando las temperaturas son muy altas, porque en este caso es común que los animales se deshidraten más fácilmente.
Los animales que todavía son cachorros, o los que son más ancianos, los más propensos a sufrir deshidratación; si este es su caso, tenga cuidado.

Compartir en: