Press "Enter" to skip to content

Los trastornos de la conducta alimentaria

-Dialogamos con Ángeles Nese

Cómo sociedad, debemos aceptar que, sabemos muy poco acerca de esta enfermedad, por eso, debemos aprovechar este día para generar conciencia.

El pasado 2 de junio fue el día internacional de lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Está enfermedad, es una alteración de la conducta que ocasiona daños significativos en la salud física, mental y social de la persona, sumado a su relación con la alimentación.
Es una de las enfermedades mentales con mayor prevalencia, la etapa más vulnerable para su aparición es la adolescencia. La misma, conlleva una alta tasa de mortalidad si no es tratada a tiempo.
Los trastornos de la conducta alimentaria no solo son: delgadez extrema, provocación del vómito o miedo a subir de peso. También podemos encontrar otras conductas que nos pueden hablar o dar señales sobre un TCA.
Estas conductas, son llamadas conductas alimentarias de riesgo y puede aparecer una sola o múltiples, a cualquier edad, sexo o estatus social.

Los trastornos de la conducta alimentaria

Pueden ser identificadas como el arrepentimiento de comer, el sentimiento de culpa alrededor de la comida, inconformidad corporal, tener compensación de la comida con ejercicio, pastillas, ayunos intermitentes, también se manifiesta mostrando una obsesión por todo lo saludable y por el ejercicio, tener lista de alimentos prohibidos, justificar pasar hambre, contar calorías, porciones muy exactas, hacer dietas extremas.
“Un TCA no implica que la persona sea superficial, que solo se fije en su cuerpo y se vea gordo/a y por eso quiere adelgazar. Tampoco implica querer llamar la atención, con la connotación negativa que a esto se le suele dar, ni tampoco significa que si esta así es porque quiere. Lo que realmente implica un TCA va mucho más allá del cuerpo y la comida. Habla de alguien que ha sentido que poner la atención sobre la comida y/o su cuerpo, era la única manera de sobrevivir a una situación dolorosa. Era su única vía de escape, tanto incluso que llego a formar parte de la identidad de la persona, haciendo ahora que pueda parecer un miedo abismal salir de ahí, por no saber quién realmente es.
Acá juega un papel muy especial la televisión, los comerciales, los estándares de belleza que vemos día a día en redes, los comentarios a cuerpos ajenos halagando y glorificando la delgadez y la pérdida de peso y repudiando el aumento de peso, recordemos siempre que solo con un cometario podemos construir y derrumbar, no opinemos sobre cuerpos ajenos” mencionó la Licenciada en Nutrición, Ángeles Nese, oriunda de nuestra ciudad.
Sostiene que, por esta razón, hace falta prevenir y dejar de estigmatizar, evitando así, los juicios externos. “Aunque lo que veamos sea la comida y el cuerpo, lo que hay detrás es una persona sufriendo y mucho”.
Más del 70% de los casos de TCA no buscan ayuda, ni tratamiento por miedo a ser juzgados o por sentir culpa, por lo que es importante visibilizar estos trastornos para que cada vez sea más frecuente hablar de ellos sin tabúes, sin juicios y siempre tratando de apoyar a quien lo padece.
Debemos aprender que, opinar duele, los comentarios duelen, quien lo padece tiene una guerra constante en su cabeza, teniendo a la comida como su mayor amenaza.
Es importante recordar que los trastornos alimentarios no pueden esperar, es de suma importancia tratarlos con un equipo especialista apenas uno ve que algo hace ruido, porque cuanto más se espera, más difícil es salir.

Compartir en: