Presentación de la obra “Está mujer se escapó! De dónde? Por qué? Para que?”

Dialogamos con Graciela Martínez, quien actuó el día lunes 17 de octubre, en la presentación dirigida por la artista y profesora, Graciela Balleti.
“Siempre me gustó el teatro, cuando vivía en Lincoln comencé a estudiar, pero con el trabajo no me daban los tiempos” luego llegó la etapa de formar una familia, esposo, hijos, nuevas oportunidades de trabajo y muchas responsabilidades, esto hacía que su sueño se vaya postergando y que su asignatura pendiente, quedara atrás, pero llegada la jubilación, llegó el momento de “hacer lo que uno fue postergando durante su vida activa”.

Hace más de 6 años que se encuentra estudiando con Balletti, “una gran profesora que sabe hacernos transmitir lo que necesitamos para que el público entienda de que se trata la obra” así la describe.
En esta ocasión, la obra puesta en escena tiene un trasfondo muy fuerte, ya que habla acerca de la discriminación, factor muy importante en nuestra sociedad, y en este caso se centraron en la obesidad, “patologías sociales que impiden que la persona pueda vivir normalmente dentro de una sociedad, según estaba visto por el actor” algo que hoy, continúa.
Graciela mencionó que tuvo que trabajar mucho para poder adentrarse en el personaje y poder expresar todos los sentimientos como si fueran propios, “de enojo, de irá, de malestar, un enojo muy profundo con la madre sobre todo, el padre a pesar de que le pegaba, ella lo quería, sufrió mucho su perdida” destaca el haberse sentido muy bien, segura, tranquila, fueron muchos meses de estudio “para mí fue una obra larga, cómo primera experiencia de monólogo” porque ya lo había hecho en el año 2021 con una obra acerca de la violencia familiar, pero había sido mucho más corto y con otra temática, pero lo que más destaca es que lo logró, que ver tantas hojas, tantas horas que debía dedicar y tanto esfuerzo no la detuvieron, “me hace sentir feliz, bien, creo que puedo continuar y puedo aceptar otros desafíos, este fue uno muy importante”.
Algo de lo que se lleva es el poder ser parte de la visibilización, estigmatización de la violencia y discriminación, “que sufren los que no piensan distinto, los que son obesos” por eso siente que es muy importante que la obra, que su actuación, deje un mensaje hacia la obesidad y la vida, que no debemos escondernos por lo que somos, que no debemos sentir vergüenza, que debemos amarnos, querernos, respetarnos, y que lo mismo deben devolvernos quienes nos rodean.

Ellas tenían como idea acercarse al público que presenció esa noche para que les puedan dar una devolución en cuanto a la actuación pero enfocándose en lo personal, “creo que tocó muy fuerte en muchas personas, porque así me lo dijeron, es realmente un tema del que casi no se habla pero hoy, ser flaca es estar a la moda y no se conocen los trasfondos de lo que pasa en cada una de las personas, problemas de enfermedad, ansiedad, o como en este caso, problemas más profundos como la relación con los padres”.
Para finalizar, esta artista quiere dejar como mensaje que, “se pueden sortear los obstáculos siempre y cuando uno sea fuerte, hay que serlo para la vida, no solo ante la discriminación, si no que ante todo palito que nos ponen en la rueda.
Necesitamos fortaleza para poder saltar y vivir un poco mejor y ser felices”.

Compartir en: