El riestrense Diego Lestani es uno de los nuevos argentinos graduados en Harvard

Harvard es una marca registrada en el imaginario colectivo. Sin importar cuánto se la conozca, con solo mencionarla, se le atribuyen distintos rasgos: calidad, prestigio y cierta exclusividad. A lo largo de la historia, alrededor de 700 argentinos se graduaron en la que es la universidad más ilustre del mundo. El pasado 26 de mayo, 17 estudiantes más -dieciséis de posgrado y uno de grado- se sumaron a ese grupo selecto.
Diego nació y vivió hasta los 18 años en Norberto de la Riestra, un pueblo de alrededor de 7.000 habitantes en el centro de la provincia de Buenos Aires. Ni bien terminó la secundaria, dejó su tierra natal: se fue a estudiar Economía en Buenos Aires, en la Universidad de San Andrés. Después de recibirse, trabajó varios años en áreas de planeamiento y estrategia en el sector financiero y paralelamente se dedicó al voluntariado en TECHO y a la actividad académica.

Gracias a su labor en la ONG, donde pasó de construir viviendas de emergencia a desempeñarse en el área de hacienda, descubrió su interés por la estadística. Eso lo llevó en un primer momento a hacer una maestría en Econometría en la Universidad Torcuato Di Tella, donde también trabajó como asistente de docencia e investigación part-time.
Pero el paso de los años lo apartó de la estadística. Cuenta que cada vez se sentía más desconectado y que por eso le surgió la inquietud de especializarse en el campo de desarrollo económico. Allí se embarcó en su proyecto de estudiar en Estados Unidos. “Apliqué a cinco programas en distintas universidades, pero tuve el enorme privilegio de ser admitido a mi programa preferido, el Master in Public Administration in International Development de Harvard y fue, sin dudas, una de las mejores experiencias de mi vida. Además de haber tenido profesores de primera línea en el campo que elegí, hice grandes amigos de todo el mundo. Allí también pude ser asistente de profesores increíbles y pasé tres meses en Uganda donde hice una pasantía trabajando en temas de inclusión financiera”, recordó.
Hoy está trabajando en el área de Pobreza y Equidad del Banco Mundial, pero aspira a regresar al país. “En Argentina no se le da mucha importancia, ni por parte del Estado ni del sector privado a ayudar a los jóvenes que quieren estudiar afuera y entonces tenemos que remarla con mucha ayuda de nuestras familias. Creo que es muy importante fomentar a gente con talento y entusiasmo a tener este tipo de experiencias y volver a contribuir a nuestro querido país que tanto lo necesita”. (Infobae)

Fuente: 25 Digital

Compartir en: