La frase de hoy: “La pista del circo, se parece a las arenas de la vida”.

La noche del sábado, pasando por el predio cercano al Hospital -tradicional refugio de carpas iluminadas-, se comprobó que los anuncios del avión eran ciertos: Había un CIRCO en Bragado… (la foto es de archivo)

Vvvvv

Se llama Sathany y a través de afiches pequeños, distribuidos por la ciudad, tiene múltiples atracciones, por ejemplo trapecistas en lo alto de la carpa y el tradicional globo de la muerte.

Vvvvvv

No pueden faltar los payasos, siempre dispuestos a hacer reír, dejando atrás la tristeza que parece acompañarlos. La Calle no pudo quedarse, pero se prometió volver a ver una función. Ese día, el sábado, hubo tres horarios y seguramente se repitieron el domingo. Ojala les vaya bien. Uno imagina lo que cuesta andar de ciudad en ciudad, llevando como el caracol la casa al hombro…

Vvvvvv

Abriéndose paso en la memoria, La Calle recordó al circo de los hermanos Zazali que hacían de todo, cantando, malabares, para cerrar con el globo de la muerte. Han pasado los años y hay abuelos que aún los recuerdan… En el cementerio de Bragado, hay viejas sepulturas con ese apellido.

Vvvvvv

El circo Rodas aún está vigente y se publicita por la tele. Es de actuaciones en grandes ciudades, como Mar del Plata. A Bragado llegó más de una vez el circo de Carlitos Balá que atendía a todos con su natural humildad. Había empezado subiendo a los colectivos en Buenos Aires, para ganarse una sonrisa de los pasajeros.

Vvvvvv

Después formó un trío cómico uniéndose a Marchesini y Locatti y de ese modo se hicieron más conocidos, aunque no duraron mucho y cada cual siguió su camino.

Vvvvvv

La Calle tiene guardada en algún cajón la historia del payaso Chalequito. Es para contarla en algún momento. Se ha dicho que se lo considera como uno de los grandes, en la historia de los circos y vivió una vida de novela.

vvvvvv

Las cosas han ido cambiando. Ya no hay animales, tal vez una justa medida, aunque obligó a los circos a modificar su estructura y los argumentos de atracción.

vvvvvv

Lo bueno es que en cada pueblo o ciudad, haya lugares que los esperan. En este caso, en la calle Hermanos Islas, llegando al Hospital Municipal. Allí donde se cura la salud, también cicatrizan lesiones del alma. Son complementos necesarios que agradecemos que existan.

Vvvvvv

Hubo partidos de fútbol durante el fin de semana, entre sábado y domingo. Todo a partir de la victoria de Nuevo Horizonte, un club de barrio con nombre que dice cosas. Es lo que salimos a buscar desde los lejanos tiempos y aún nos cuesta concretar en realidad. Desde los circos, plagados de luces y emoción, nos están diciendo que llegaremos.

Compartir en: