La Calle- Jueves 15/02/2024

-La frase de hoy: “En el buen recuerdo, muchas personas son capaces de superar el tiempo, debido a su ausencia física”.

En el frente de casa, pequeña planta de Jazmín del Cabo, en reemplazo de una anterior que dio muchas flores para perfumar el lugar y alegrar al vecindario. Cuando de sentimientos se trata hay que recordar a quienes se nos anticiparon en el viaje.

Vvvvv

Tal el caso de don Miguel Albano, observador de las cosas de su ciudad. La Calle siempre recuerda los escritos publicados en el diario en los cuales Miguel era capaz de reproducir sus recuerdos, con viviendas y negocios anteriormente existentes.

Vvvvv

Estando presente, Miguel Albano había recordado muchas veces al tradicional edificio del Policlínico Ferroviario Bragado. Hace unos cuantos años dejó de estar en el lugar de la calle Pellegrini, muy cerca del Hogar Escuela Arnaldo Mignaquy.

Vvvvv

Las distintas salas del Policlínico llevaban los nombres de quienes habían pasado años atendiendo a la gente, La Calle se permite recordar al Doctor Juan Pío Manganiello, cuyo hijo también ofreció sus servicios con idoneidad a la población ferroviaria.
El Doctor Carlos A. Bengolea, estuvo durante años en la Dirección, siendo sucedido por el Doctor José Ramón Maffassanti.

Vvvvv

Fue como si un viento huracanado se hubiera llevado la historia del Policlínico Ferroviario, donde antes estuviera el Sanatorio Santa Catalina. Pese a todo por haber sido un lugar donde nacieron niños y otras personas encontraron su lugar en el final de sus vidas, no tienen fin legalmente.

Vvvvv

El bautismo de instituciones con el nombre de quienes ocuparon esos espacios, es un modo de evitar su desaparición, con el valioso auxiliar de la memoria. Una placa ubicada en la galería de entrada había dejado escrito que la compra del establecimiento se produjo en tiempos de Victorino Yacovino, en representación de la Unión Ferroviaria.

Vvvvv

El presidente argentino Javier Milei, visitó a personas y edificios con pesadas historias de existencia, mientras que en Buenos Aires dejó señales de poca paciencia, a quienes no lo acompañan, el abrazo con el Papa Francisco fue un aporte a la convivencia que nunca debió ser olvidado.
Vvvvv

El Jazmín seguirá perfumando el hoy y el futuro, así como lo hizo en el pasado.

Comentarios
Compartir en:
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com