Press "Enter" to skip to content

Qué dice la calle… Lunes 17 de Enero

La frase de hoy: “Síntesis de una semana de convivencia con el virus…”.

Qué dice la calle... Lunes 17 de Enero

La Calle no quiere menciones ni reconocimientos. Bastará con repasar los hechos más importantes que sirvieron para poder superar un resultado de Covid-19 positivo. Pasó en estos días, con ayuda, compañía y la influencia benéfica de las VACUNAS…

Vvvvvv

Se comprobaron beneficios y que, por si hiciera falta, una semana son siete días que, en estado de aislamiento, parecen bastante más… Viernes inicio de un malestar desconocido; sábado, día de hisopado con resultado POSITIVO… A partir de allí no exponerse para no contagiar a los demás… Y remar para ir dejando atrás las secuelas de una dolencia que tiene varios caminos para complicar la existencia.

Vvvvvv

Cansancio físico expresado en dolores múltiples y tendencia al sueño que perdura después del alta… No hubo fiebre, ni demasiado dolor de cabeza. Sí en cambio, abundante mucosidad y una tos persistente que tarda en retirarse… Calmantes para los dolores y algún jarabe para que no duela la garganta, aparecieron en el listado de los medicamentos…

Vvvvvv

Es evidente que La Calle tuvo una buena cuota de suerte: Es que ligó el contagio donde, a favor de las vacunas, el COVID atacó con menor virulencia. El teléfono fue valioso auxiliar para mantenerse en contacto con la familia. ¡Gracias! a quienes compartieron el aislamiento por aquello del contacto estrecho… En casos como éste, es cuando uno valoriza la real importancia de los seres queridos.

Vvvvvv

Superado el cuadro de mayor cuidado, hay que bancarse alguna secuela. Fallas en la memoria y gradual recuperación de la estabilidad, obligan a mantener cierta calma para pensar en volver a la semi-normalidad…

Vvvvvv

Un especialista ha dicho que ”el cansancio que afecta el organismo, es como haber jugado un partido de fútbol y perdido en tiempo adicional…”. Es decir, el dolor es mayor todavía. Por suerte, de a poco todo va dando lugar al alivio. Cuando ya quedaba poco por experimentar, el haber superado el virus, nos otorgó un nuevo diploma de supervivencia.

Compartir en: