Qué dice la calle… Martes 22 de Noviembre

La frase de hoy: “El tema de los humedales es de actualidad y a muchos interesa”.

Diputados tiene hasta el 30 de diciembre para incluirla en el temario, sino volverá hacia atrás en el proceso legislativo. Leonardo Grosso, Jorge Vara, Enrique Viale y José Luis Tedesco analizaron el proyecto y los motivos de una discusión tan extensa.
Hace una semana se emitieron dos dictámenes sobre la Ley de Humedales, lo que habilitó a que el debate, que lleva más de 10 años en la agenda pública, se traslade al recinto. Sin embargo, queda poco tiempo: las sesiones terminarán el 30 de diciembre. Si logra llegar a Diputados y se obtiene media sanción, el Senado tendrá hasta diciembre de 2023 para tratarla.
-Sino, el proceso legislativo deberá volver a empezar en un contexto de crisis climática y de pérdida.

Una vista aérea de varios campos deforestados en el norte de la Argentina. (Foto: EFE/Martín Katz/Greenpeace)

Con este trasfondo se organizó un debate para discutir las distintas propuestas en torno a la Ley de Humedales y la regulación de actividades productivas sobre ellos. Participaron Leonardo Grosso, diputado del Frente de Todos y presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente; Jorge Vara, diputado radical de Juntos por el Cambio; Enrique Viale, abogado ambientalista y José Luis Tedesco, productor rural.

-Qué son los humedales: definición y diferencias…
Los humedales son zonas de tierra inundadas de forma temporal o permanente. En la Argentina, abarcan aproximadamente el 21,5% del territorio (600.000 kilómetros cuadrados) y su destrucción se debe al avance de la frontera ganadera, emprendimientos mineros, inmobiliarios o a la propia degradación del ambiente por la crisis climática. Cuando se destruyen, no solo se pierde vegetación y fauna, sino también se libera el carbono que contienen.
-Para Jorge Vara, la definición de un humedal puede marcar el destino productivo del país y no es claro el porcentaje que abarcan estos ecosistemas en el país: “Hay algunas definiciones que nos pueden llevar a una situación peligrosa de que porque solo hay un poco de agua abajo es considerado un humedal. Con un criterio estricto y ortodoxo y si el inventario tiene la intencionalidad de marcar como humedales la mayor cantidad posible, Corrientes puede quedar con la mitad de la provincia dentro de uno”.

-Leonardo Grosso, en cambio, aseguró que no hay dudas: en 1971 se creó una definición científica en una convención en Irán y que, con los avances de la ciencia, en 2016 la “modernizaron”. “Convocados por la secretaría de Ambiente, científicos, expertos y universidades adaptaron la definición e incorporaron los mecanismos de la ciencia”, dijo y remarcó que, “la característica es que por momentos tienen agua y por momentos no”.
En ese sentido, sostuvo que marcar diferencias para definirlos es “hacer trampa para dejar algunos humedales afuera y postergar la ley”. A su turno, Enrique Viale afirmó que la definición en la que se basa el proyecto proviene del “consenso científicos de los mejores especialistas de países de Latinoamérica”.
-En contraposición, José Luis Tedesco planteó que hay varios suelos que solo por tener “rasgos hidromórficos” no deberían ser considerados como tal y reclamó que “no puede haber una sola definición”.

Debates: dudas sobre Atucha III, la central nuclear china que se construirá en la Argentina.
-Los argumentos detrás de la ley de Humedales
“Esperamos que el Congreso pueda resolver 10 años de debate”, remarcó Grosso. Desde el 2013 se presentaron diferentes proyectos de ley, pero ninguno prosperó y todos fueron perdiendo estado parlamentario.
En ese sentido, señaló que es fundamental “una ley que proteja y regule la actividad social, deportiva y económica en estos ecosistemas que son tan importantes para la preservación de la vida y que vienen siendo muy agredidos por distintas circunstancias”.

“Queremos que haya una norma que regule estos ecosistemas. Protegerlos es clave para defender la producción y venimos luchando a pesar del lobby que hay detrás”, afirmó Enrique Viale. Para Jorge Vara también es necesaria la aprobación de la ley, pero sostuvo que el problema es la letra chica.

Por su parte, José Luis Tedesco planteó: “Estamos de acuerdo en el ‘qué’, pero no en el ‘cómo’. Necesitamos que la Argentina encuentre otros mecanismos de aplicación. Se habla de regulaciones, pero…, ¿quién regula? ¿de quién dependen esas regulaciones?”.
-Luego de un momento álgido, de cruces, Viale señaló: “La ley no sale por los lobbistas. En ese caso, hay que tener en cuenta que Vara es productor arrocero y tiene intereses económicos concretos detrás de la no sanción. También Tedesco es del agro negocio y tiene intereses contrarios”.
-Allí, tanto el diputado de Juntos por el Cambio como el productor rural enfatizaron en que el problema está en las regulaciones que quiere imponer la ley. “Hay que distinguir la protección de la conservación; la protección impide cualquier tipo de acción sobre ese ecosistema y nosotros tenemos que dar sostenibilidad.
-Dos terceras partes de Argentina están en estado prácticamente silvestre, 40 millones de hectáreas están protegidas hoy”, explicó Tedesco.

“No prohíbe las actividades, sino que se pide que se adapte a los paradigmas del siglo XXI”, aseguró el abogado ecologista y Grosso completó: “Los servicios ecosistémicos que brindan los humedales de la propiedad privada, por más que seas el dueño del campo, los recursos son de todos”.

El Gobierno avanza con un proyecto para legislar sobre los humedales que genera rechazo en el sector agropecuario.
Pese a los grandes desencuentros durante el debate, todos coincidieron con Vara, que dijo: “Es posible mantener un cuidado de los ecosistemas y producir en simultáneo, pero no por voluntarismo de los productores, sino por la presencia eficiente que tiene que tener” y los cuatro concluyeron pidiendo por la sanción de la ley “con una regulación basada en conocimiento”.

Compartir en: