Se realizó un encuentro en el marco del Día de la No Violencia Contra la Mujer.


• Estuvo organizado por “Feministas Autoconvocadxs Bragado” el pasado sábado en la plaza San Martín.
• Norma Balvidares, Fiamma Zirpoli y Lucía González analizaron con crudeza la situación de la violencia contra la mujer

El pasado sábado en la plaza San Martín se realizó el encuentro por el 25N, Día de la No Violencia Contra la Mujer organizado por “Feministas Autoconvocadxs Bragado”. Para conocer detalles de este encuentro dialogamos con Norma Balvidares, Fiamma Zirpoli y Lucía González.
Precisamente Lucía González, explicó “…somos un grupo de feministas autoconvocadas, quiere decir que la organización es bastante horizontal, es por las redes y por un grupo de WhatsApp. Nos hemos ido encontrando en distintas fechas y a partir de ahí quedó esta inquietud de, cada tanto vernos, encontrarnos, tomamos mate y charlamos sobre los problemas de las mujeres, sobre lo que nos preocupa, lo que nos angustia y nos hacemos un poco de compañía”. Explicó que hay mujeres que han pertenecido a Tambora, o a Diversa, pero que en este momento son autoconvocadas, con encuentros que varían entre las 15 a 90 mujeres y siempre respetando el sistema asambleario.

EL ENCUENTRO DEL SABADO

Consultada sobre la reunión que mantuvieron el sábado, Fiamma Zirpoli dijo: “El sábado hablamos principalmente de la situación actual del país, del contexto, de saber que hay como un recrudecimiento de los discursos de odio, que el presidente actual propone por ejemplo que el Ministerio de las Mujeres Género y Diversidad, deje de existir como tal. Ni siquiera sabemos si va a estar dentro de los ejes del nuevo Ministerio de Capital Humano… sabemos que ahí va a estar desarrollo, van a haber un montón, pero no se habla de género. También sabemos que es un tema que ni siquiera se han ocupado en abordar en general, ni en la campaña, solamente la propuesta de Lila Lemoine que dijo lo de la renuncia a la paternidad. Entonces ya es preocupante”.
Expresó que junto a esas preocupaciones evaluadas el sábado, estuvo la situación local, de la cual están expectantes para ver qué ocurre. También explicaron que trabajan sobre propuestas, como el de mejorar los canales de atención en caso de violencia sufrida por una mujer, tanto para el abordaje legal, de salud mental. “Todo esto es lo que nos preocupa, lo que nos gustaría que empiece a suceder”, afirmó.

LA SITUACION DEL ACCESO A LA CONTENCION

Fiamma Zirpoli explicó que “Hay una cuestión de accesibilidad, no todas las mujeres saben que existe un espacio para el abordaje de la Salud Mental o lo necesario. Está bueno se pueda empezar a derivar correctamente”.
Lucía González explicó además que “La preocupación ronda siempre en términos de la accesibilidad, hasta qué punto están organizados los servicios de atención para priorizar, por ejemplo, la atención de una mamá que queda sola con muchos hijos que tiene que ir a sacar turno a las 5 de la mañana y no tiene con quién dejar los pibes, hasta qué punto accede a un turno en Salud Mental. Actualmente la estructura judicial directamente manda oficios y deriva y se lo receta desde el hospital o desde los CAPS. Quizás hay mucho para trabajar en términos de cómo se organiza la gestión, para que realmente la accesibilidad esté dada y sea una prioridad para los sistema, una mujer que llega sola a la consulta”.

MANTENER LA AGENDA VIGENTE

Consultadas sobre cómo mantener la agenda del movimiento vigente Norma Balvidares respondió: “Hay un desafío interesante para nosotras, pero también tenemos otro desafío que es el de convencer a las otras mujeres. Nosotras en algún momento fuimos cuatro locas y éramos cuatro locas de verdad, poco tiempo después aparecieron las chicas de Diversa que tuvieron gran adhesión de parte de las adolescentes. Lamentablemente esas adolescentes no están en Bragado, bien por ellas porque están superándose en estudios universitarios, pero me parece que no volvió a haber un caudal de adolescentes que se convenciera para trabajar en esta movida”.
Agregó: “Entonces los desafíos que enfrentamos son dobles, porque somos pocas… Hay muchísimas mujeres adultas que por ahí nos dicen ‘qué bueno lo que hacen’. Bueno, vení sumate pero no”. Balvidares también puso el foco al decir “… es la educación que tenemos. Cuando empezamos con los tambores, en el barrio preguntaban si mi marido me pegaba. Si mi marido me hubiera pegado yo no podría haber andado con los tambores en la calle porque no me lo hubiera permitido si yo hubiese estado sometida. Hay cosas que se entienden mal… hay otras circunstancia que también tenemos que valorar, las mujeres adultas ya no tienen hijos que dependan de ellas, cuando tenés hijos chicos y no tenés cómo sostenerlos a veces te bancas la trompada porque necesitas la plata para el plato de comida. Sabemos que eso es lo más difícil y es lo que más ata a las mujeres ante la violencia que padecen”.

EL ANALISIS SOBRE LAS POLITICAS PÚBLICAS

Consultadas sobre las sensaciones que le dejaron las políticas públicas de estos últimos años, Lucia contestó “El Ministerio de las Mujeres era muy joven, se estaba recién armando y se podría pensar hasta qué punto llegó a territorio. Ahí hay opiniones diversas y no hay una posición unánime, sí coincidimos con que es nuevo y que la llegada a territorio tarda. Pero hubo ayudas concretas a mujeres que, después de denunciar, podían tener una ayuda económica, un acompañamiento, había una secretaría, un equipo de profesionales. Había una estructura que ahora la pregunta es qué sucede con eso. Encima una estructura que no alcanzaba y que si empieza a haber casos más graves de violencia de género, que es lo que uno puede pensar que va a suceder cuando se legitima en el gobierno un discurso misógino y se va en contra del ministerio negando toda la problemática y la existencia real. No nos pasa a las feministas nada más, hay familias machistas que tienen una hija muerta por un femicidio”.
Agregó “El recrudecimiento de la violencia, va a ser absolutamente adjudicable al gobierno nacional, a su legitimación de discursos misóginos y a la desinversión y el desarmado de todas las políticas, que no eran suficientes, que quizás territorialmente nos faltó un montón, que quizás no se llegó a coordinar las intervenciones de una manera más integral, pero sin eso estamos mucho peor que con eso. ¿Qué va a pasar? Ya ha habido ataques homofóbicos en colectivos, en la calle y esto viene de la mano de funcionarios que dicen ‘el papá que tiene un hijo trans es un pedófilo’. Este tipo de declaraciones están saliendo por los medios”.
Lucia González también aclaró “Respecto a las mujeres jóvenes y a las adolescentes, por un lado está el feminismo que creció y tenés un sector de las mujeres muy empoderadas. Pero lo he hablado con colegas que laburan en obstetricia, en salud pública, hay muchas chicas jóvenes, que no pueden hacer que sus parejas se cuiden, que tienen embarazos y quedan solas, que salen con hombres muchísimo más grandes donde hay diferencias de edades que uno puede suponer ahí una disimetría enorme. A la vez que nosotros estamos viendo con preocupación que, a la vez que el discurso del feminismo avanza también avanzan discursos de mucho odio y una violencia que es muy concreta y de la cuales las adolescentes no están para nada exentas. De hecho hay mucho varoncito que se siente identificado con los discursos que circulan a nivel nacional y que se siente amenazado con los discursos del feminismo”.

Comentarios
Compartir en:
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com